María-Fátima-y-Mara-Bechara-Castilla-LA-FM-Colprensa.jpg
María Fátima y Mara Bechara Castilla / Colprensa
10 Jul 2017 01:16 PM

Ordenan libertad de directivas de Universidad del Sinú

Los implicados son investigadas por corrupción en contratos.
La
Fm

Un juez de segunda instancia de Soacha, Cundinamarca, ordenó la libertad de las hermanas Mara y María Fátima Bechara Castilla y otros directivos de la Universidad del Sinú, Córdoba, investigadas por hechos relacionados con corrupción en millonarios contratos.

Así lo confirmó Jaime Lombana, abogado de María Fátima Bechara, quien indicó que un juez constitucional de segunda instancia anuló la determinación del juez municipal de Soacha y ordenó investigarlo penal y disciplinariamente por no haber motivado la decisión de privación de la libertada de las investigadas en este caso.

El jurista dijo que, por ejemplo, nunca existió una explicación coherente del por qué este proceso terminó en manos de un juez de garantías de Soacha, cuando los hechos investigados se originaron en Montería y el juez le dio la razón a los argumentos de la Fiscalía y le impidió a la defensa presentar las respectivas pruebas.

“A la Fiscalía Anticorrupción, de manera muy extraña, no le sirvió ningún juez de Paloquemao, en Bogotá, y extrañamente nos mandaron a un juez de Soacha quien terminó por privarlas en su momento de la libertad”, dijo el abogado Lombana.

No obstante, esta orden de libertad, las directivas de la Universidad del Sinú continúan vinculadas al proceso, cuya investigación se relacionan con las presuntas irregularidades en dos convenios suscritos en diciembre del 2013 por la Gobernación de Córdoba, y financiados por el Sistema General de Regalías (SGR) del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación, que suman más de 9.575 millones de pesos

Por estos hechos, la Fiscalía investiga la comisión de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación en favor de terceros, concierto para delinquir y concusión.

Mara Graciela Bechara de Zuleta, rectora de la Universidad del Sinú, y su hermana María Fátima Bechara Castilla, representante legal de la Fundación para el Conocimiento y Desarrollo de la Diversidad Biótica de Colombia “George Dahl”, fueron recluidas en su momento en la cárcel de Mujeres de Montería.