Wuhan
AFP
22 Feb 2020 11:22 AM

Coronavirus: en China bajan nuevos casos pero el país continúa en vilo

En total, hay 76.288 infectados por el virus en el país.
Carolay Morales
Carolay
Morales
@Carolaymorales

Los nuevos casos de infectados por el coronavirus en China descendieron hoy en casi medio millar respecto a los del viernes, aunque el continúo cambio de los criterios empleados para contar a los enfermos y las dudas sobre el potencial real del patógeno mantienen al país todavía a la expectativa.

Según los datos oficiales, en las últimas 24 horas hasta la medianoche del viernes se contabilizaron 397 nuevos casos de COVID-19 (frente a los 889 anunciados ayer) y 109 nuevas muertes, la inmensa mayoría de ellos en la provincia de Hubei, foco de la epidemia.

Le puede interesar: Arranca la misión 'Regreso a casa' que traerá a colombianos de Wuhan

En total hay 76.288 infectados por el virus en el país, que ha causado 2.345 muertes, mientras que 20.695 pacientes se han recuperado de la enfermedad y 5.365 personas son sospechosas de haberla contraído.

Las autoridades sanitarias chinas decidieron el pasado 13 de febrero que en la provincia de Hubei se añadirían a la lista de casos confirmados los detectados por medio de tomografías computerizadas, además de por pruebas de ácido nucleico.

Esa decisión disparó entonces el número de casos en esa provincia, que se han vuelto a reducir desde que el pasado miércoles se volvió a cambiar el criterio, limitando de nuevo los casos confirmados a los test de ácido nucleico.

Desconfianza sobre los datos oficiales

Esa continúa modificación de los criterios y el consiguiente baile de cifras han creado desconfianza sobre la precisión de los datos oficiales entre la población, que continúa mayormente recluida en sus casas, aunque poco a poco algunas ciudades comienzan a recuperar cierta actividad.

Sea como fuere, los últimos 366 nuevos casos registrados oficialmente en la provincia de Hubei representan, tras los 349 del pasado miércoles, el menor número contabilizado desde hace más de tres semanas.

Un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se encuentra en China desde la semana pasada, se desplazó hoy a Wuhan, la capital de Hubei, para analizar la situación en la ciudad, donde se concentra el mayor número de casos y que mañana cumplirá un mes bajo cuarentena.

Lea además: Jessi Uribe sorprende a Paola Jara al dedicarle en público una canción

La llegada a Wuhan del equipo de la OMS se produce después de que su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijese el viernes que la ventana de oportunidad para actuar contra la epidemia se está "estrechando" e instase a "actuar rápidamente antes de que se cierre completamente".

Hoy se conoció que el Politburó del Partido Comunista Chino (PCCh) se reunió el viernes en Pekín para analizar la situación de la epidemia y la forma de compaginar su control con la recuperación de la actividad económica en el país.

La epidemia ¿controlada?

Según la agencia oficial Xinhua, el máximo órgano de dirección del partido consideró que la epidemia está "provisionalmente contenida" y destacó la "tendencia generalizada" a la reducción de los nuevos casos, especialmente fuera de la provincia de Hubei.

Sin embargo, los 25 máximos dirigentes chinos señalaron que el "punto de inflexión" de la enfermedad "aún no ha llegado" y que la situación sigue siendo "grave y compleja" en Hubei y en su capital Wuhan.

El politburó recalcó la "impresionante resiliencia y potencial" de la economía china, pese al "notable" impacto que ha causado la epidemia, y reiteró que la tendencia de firme crecimiento a largo plazo de la economía del país "no cambiará".

Entre las principales prioridades, los dirigentes comunistas destacaron la de "ayudar a reanudar la producción a las empresas que tienen una significativa influencia en la cadena global de suministros".

También que las empresas exportadoras clave vuelvan a operar tan pronto como sea posible, así como que se reanuden los transportes y que retornen a la actividad los trabajadores emigrantes que todavía no han regresado de sus lugares de origen desde las vacaciones del Año Nuevo chino.

Sin embargo, las restricciones al transporte continúan activas en muchas partes del país para evitar la propagación de la epidemia y, aunque algunas empresas han retomado la actividad, en la mayoría de ciudades la gente continúa realizando tele-trabajo desde sus casas.

La evolución en el primer trimestre del año de la economía china se verá claramente afectada por el coronavirus con un descenso cercano a la mitad del 6 % de crecimiento previsto, según estiman varios expertos.

Un enfermo tras incubar el virus 27 días

El equipo de expertos chino al frente del combate contra la epidemia, dirigido por el prestigioso neumólogo Zhong Nanshan, anunció hoy que han detectado indicios del coronavirus en muestras de orina de algunos pacientes en la ciudad de Cantón, en el sur del país.

Uno de los expertos del equipo advirtió de que ese hallazgo podría tener implicaciones para las medidas de control de la salud pública.

Según Xiang Nijuan, otro científico del Centro de Prevención y Control de Epidemias chino, el "índice de reproducción" -el número de personas que son infectadas por otra- se situaba inicialmente entre dos y tres pero podría haber caído a menos de una actualmente, lo que explicaría la reducción de los nuevos casos.

Sin embargo, hoy se conoció que una mujer de Wuhan viajó 675 kilómetros fuera de la ciudad e infectó a cinco familiares sin haber mostrado ningún síntoma de la neumonía, lo que supone una prueba más del contagio asintomático.

También se supo que un hombre de 70 años de Hubei comenzó a tener fiebre y dio positivo este viernes en las pruebas de coronavirus tras un larguísimo periodo de incubación de 27 días.

El máximo de tiempo de incubación, también para guardar cuarentena, se ha establecido en 14 días, aunque en un estudio reciente con 1.900 pacientes se detectaron tres casos que mostraron un periodo ligeramente mayor y un solo caso que dio positivo tras 23 días.