Manifestaciones en Colombia
AFP
15 Mayo 2021 12:07 PM

Así estaría operando el ELN y disidencias de las Farc para desestabilizar Cali

Las organizaciones criminales, apoyadas por el narcotráfico, mueven armas y hombres para realizar actos violentos en las calles.
La
Fm

En el marco de las jornadas de manifestaciones y desmanes que se han adelantado en el país por más de 18 días, desde diferentes sectores del Gobierno Nacional y fuerza pública han manifestado que las marcas han estado siendo infiltradas por organizaciones criminales, con el propósito de desestabilizar al país.

En una publicación de la revista Semana se ha expuesto el plan que estaría ejecutando las disidencias de las Farc y milicias urbanas del ELN para lograr el control de la ciudad de Cali.  

El medio de comunicación indicó que existen una serie de grabaciones junto a información de inteligencia, que evidencias cómo se desarrolló un presunto ‘plan criminal’ en el marco de las manifestaciones en Cali.

Vea también: Congresistas de EE.UU. solicitan suspender ayuda a Policía de Colombia

Este plan habría partido de la implementación de unos estímulos para promover el vandalismo en varias zonas de la ciudad, lo cual se reflejó en saqueos, destrucción de propiedad pública y privada, junto a enfrentamientos de encapuchados y agentes del Esmad.

Mientras los ciudadanos se resguardan en medio de los enfrentamientos y actos vandálicos, las redes sociales son usadas para divulgar videos de los desmanes.

Sin embargo, Semana asegura que tuvo acceso a un dossier con interceptaciones telefónicas e información de inteligencia que expone la forma cómo se organizaron los bloqueos en la capital del Valle.

Lea además: Durante enfrentamientos, vándalos le rociaron ácido a un policía en Bogotá

La publicación aseguró que las autoridades poseen un informe en donde se expone a las disidencias de las Farc, el ELNgrupos barriales y bandas criminales como las fuerzas que coordinaron la instalación de bloqueos en varios puntos estratégicos de Cali.

De este modo, se logó cercar a la capital del Valle mientras se afectó el desarrollo de actividades económicas y se controló el paso de suministros esenciales para la ciudad.

Según los informes conocidos por Semana, entre las cabezas de este plan para sitiar a Cali estarían Iván Márquez, líder con la Nueva Marquetalia y alias ‘Gentil Duarte’, jefe de las disidencias de las Farc.

Consulte además: Sede de Alcaldía y el Concejo de Jamundí fueron quemadas

De igual manera, el ELN desplegó sus milicias urbanas en varios puntos de la ciudad para generar caos. Uno de las fichas de este grupo, según acuerdo con los investigadores, es Yeison Lerma Castro (alias 'Lerma'), quien creció en el distrito de Aguablanca, Cali.

La revista también asegura que en una serie de grabaciones a las que tuvo acceso, se pudo conocer cómo integrantes de las disidentes de las Farc y milicianos del ELN coordinaban los ataques contra la fuerza pública y también daban instrucciones para el transporte de armas, material explosivo y hombres hacía putos estratégicos de la cuidad.

Un audio producto de la interceptación de una conversación realizada en la noche del pasado del 30 de abril, Anderson Johan Madonado Cáceres, alias ‘Jacobo’, señalado de dirigir las milicias de la columna Dagoberto Ramos, solicitó apoyo logístico y explosivos.

Puede leer: Atacan a policías con arma de fuego en Buga, Valle del Cauca

Dicho material fue usado posteriormente en contra de la Fuerza Pública en inmediaciones del sector de ‘La Luna’, zona que ha sido uno de los escenarios de confrontación más álgidos en medio de las protestas en Cali.

Alias ‘Jacobo’, quien ya fue arrestado por las autoridades en el barrio La Unión, oriente de Cali, habría sido una de las fichas de las bandas criminales para ejecutar sus planes desestabilización en la capital del Valle.

La revista precisa que, de los cientos de interceptaciones telefónicas realizadas por organismos de inteligencia, varias de ellas permitieron triangular varias comunicaciones de alias ‘Jacobo’ que provenían del sector de ‘La Luna’.

Consulte también: Manifestante falleció en medio de los enfrentamientos con el Esmad en Popayán

El saldo de las acciones coordinadas por las disidencias de las Farc y el ELN dejan un 11 estaciones del MIO quemadas, 80 buses fueron destruidos, 22 entidades financieras atacadas; nueve sedes gubernamentales; un hotel; un puesto de salud; un colegio; 55 establecimientos comerciales fueron saqueados y quemados; 37 sistemas para fotomultas fueron destruidos; 63 estaciones de gasolina resultaron afectadas; y al menos 21 vehículos de emergencia, entre ambulancias y camiones de bomberos, fueron vandalizados.

Agregado a esto, los desmanes afectaron las operaciones aéreas del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, al punto que la terminal aérea tuvo que cerrar por completo por varios días.

Cabe recalcar que en la capital del Valle se reportan al menos 45 muertos y 451 personas heridas.

Interceptaciones a ‘Jacobo’

El medio de comunicación también señala que en las grabaciones de inteligencia se expone que ‘Jacobo’ contantemente se comunicaba con sus superiores en el Cauca para solicitar apoyo logístico en a Cali.

Este hombre había logrado establecer como bases de operaciones varios barrios de Cali, como Ciudad 2000, Alfonso López, El Vallado y la Unión, donde fue capturado.

En este momento Anderson Johan Madonado Cáceres, alias ‘Jacobo’, es señalado como el responsable del ataque contra el CAI de la Policía en Puerto Rellena, la destrucción de las estaciones del MIO en el barrio Calipso, y de los tiroteos registrados en la comuna 20, que en su mayoría ocurrieron en Siloé.

Vea además: En video quedó registrado el ataque a URI de la Fiscalía en Popayán

Tras la captura de ‘Jacabo’ las autoridades tienen más certezas sobre las acciones de la columna Dagoberto Ramos, que opera en el Cauca, en Corinto, Caloto y Miranda (Cauca), para lograr el control de la capital del Valle.

Este grupo pertenece al Comando Organizador de Occidente, bloque disidente de las Farc conformado por ocho columnas y tres frentes de excombatientes que no se acogieron al proceso de paz y que ahora está comandando por alias ‘Gentil Duarte’ e Iván Mordisco desde las selvas del Caquetá.

Entre las filas de este comando, hay expertos en terrorismo urbano y toda una logística para controlar el negocio de las drogas en el sur del Caqueta. Por esta razón poseen los recursos de las economías ilegales y la logística para ejecutar un plan de desestabilización de las proporciones que se ha visto en Cali.

De acuerdo con el informe de inteligencia conocido por Semana, alias ‘el Rey’, alias ‘38’ y alias ‘Santo Niño’, serían los encargados de garantizar el suministro de armas para las operaciones de las disidencias de las Farc en Cali.

Además, tendrían la tarea de integrar una brigada clandestina para ejecutar actos violentos y hacer presencia en escenarios universitarios. Este grupo también cuenta con la presencia de alias ‘Steven’, ‘Sebastián’, ‘Kelly’, ‘Pier’, ‘Pinky’, ‘Plo’, ‘Ruco’, ‘Coyote’ y ‘Anthony’.

Puede leer: Misión médica denuncia agresión de Esmad en Barranquilla

Mientras tanto, apoyó logístico y de armas para realizar acciones en contra de la Fuerza Pública por parte del ELN, es tarea de alias ‘Danielito’, alias ‘Anabeiba’ y alias ‘Jonathan’, todos integrantes del frente José María Becerra.

Una serie de interceptaciones han dejado en evidencia el plan de infiltrar y aprovechar las movilizaciones pacíficas. Incluso, desde la ‘Nueva Marquetalia’, comandada por Iván Márquez, se han tomado acciones para utilizar la protesta pacífica como recurso para ejecutar sus planes.

Acciones del ELN

Alias ‘Lerma’, quien fue capturado en los últimos días, era una pieza clave para garantizar el abastecimiento de recursos y otros elementos necesarios para generar y sostener los desmanes en Cali.

La información de inteligencia conocido por la revista Semana, señala que las comunicaciones telefónicas de ‘Lerma’ y ‘Jacobo’ permitían tener un control del movimiento de material explosivo y otros elementos logísticos en la capital del Valle.

‘Lerma’, identificado como Yeison Lerma Castro, es señalado de ser el cabecilla de la red de las milicias urbanas del Frente José María Becerra del ELN. Sus tareas estaban enfocadas en ejecutar acciones contra la Fuerza Pública y reclutar a jóvenes de barrios marginados del área metropolitana de Cali.

Una de las interceptaciones de inteligencia revela cómo ‘Lerma’ se comunica con alias ‘Jhon’, para pedirle munición, bajo la clave “cositas” y también “puntillas”, que es metralla para la producción de bombas molotov.

Otras grabaciones indican que también habría un mercado de armas, pues un audio revela la intención de una mujer por pagar la suma de $7 millones por un arma de fuego que, según investigaciones, sería usada para atacar a las autoridades.

Las organizaciones criminales también habrían tomado y alterado armas no letales de las autoridades, para luego inculpar a la Fuerza Pública. Cabe recalcar que en el refugio de alias ‘Lerma’ se halló una granada del Esmad, modificada con explosivos y metralla, para que fuera un arma letal.

Según indicó Semana, en el dossier conocido por ese medio de comunicación también hay un manual de instrucciones para desarrollar el cierre de vías, enfrentar a la Fuerza Pública, junto a tácticas para las operaciones de células de grupos urbanos.

De igual manera, habría documentos con instrucciones para usar las redes sociales para hacer virales contenidos dirigidos a encender las manifestaciones.

Uno deseos manuales establece la prioridad de mantener un suministro de alimentos en los bloqueos, y también explica cómo crear grupos de gestión encargados de obtener donativos de alimentos y otros elementos que ayuden a prologar los bloqueos.

Además, se detallas tácticas de comunicación y vigilancia mediante plataformas digitales como y el uso de drones. También se hallaron una serie de instructivos con recomendaciones para las tanquetas del Esmad y las motocicletas de la policía.

Cómo se financian las operaciones

La publicación sostiene que autoridades tienen la seguridad de que estas acciones para sitiar a Cali, son financiadas por el narcotráfico. Pues estas economías ilegales cuentan con los recursos suficientes para distribuir grandes sumas de dinero y así garantizar la permanencia de los bloqueos.

Según las investigaciones expuestas por la publicación, enormes sumas de dinero llegaron a Cali mediante alias ‘Marcos Pacífico’, uno de los jefes del ELN. Este dinero se trasladó mediante correos humanos, en donde se esconde la plata en neveras de icopor y se simula que es un suministro de alimentos.

Por su parte, las disidencias de las Farc, de Gentil Duarte, realizaban grandes giros de dinero y se reclutaba pandilleros para que participaran en las marchas.

Inteligencia también habría detectado que, desde el inicio de la pandemia en 2020, el ELN movilizó varios “líderes políticos” a diferentes zonas del país para que comiencen a ejercer una influenza en barrios y comunidades.

Dichos “líderes” se habrían instalado en barrios populares de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Santa Marta, Neiva, Bucaramanga y Cúcuta, entre otras ciudades. Ellos se integran a la comunidad mediante un trabajo social para ayudar a enfrentar la crisis causada por el covid y así se ganan la confianza de una comunidad.

Estas acciones fueron llamadas “elenización en las ciudades”.

Mientras tanto, las disidencias de las Farc han estado fortaleciendo sus milicias urbanas, mediante alianzas con organizaciones criminales de los barrios y el pago de grandes sumas de dinero.