28 Abr 2016 06:59 AM

La foto y el relato sobre el empresario Felipe Correa que están en investigación

El ciudadano apareció muerto en Bogotá. Horas antes, una pareja dio cuenta de una conversación que tuvo con él. 
El empresario Felipe Correa apareció muerto dos días después de desaparecer. Acordó una cita con su esposa, María Jiménez Díaz, a la que nunca llegó. 
 
Su esposa afirmó que durante la noche quedó registrado que Correa hizo varias compras y retiros en diferentes bancos y establecimientos. Uno de ellos en la calle 93 con carrera 15; el segundo en el Éxito de la calle 53 con avenida Caracas; el tercero cerca de las 10 de la noche en un cajero de una entidad bancaria. Luego de varias horas de búsqueda, la Policía confirmó que fue hallado el cuerpo sin vida del empresario, el cual habría caído desde un noveno piso de un edificio ubicado en el barrio Campín Occidental.
 
En medio de su extraña muerte, las autoridades trabajan en el relato de una pareja que lo vio y habló con él en momentos en qué él era reportado como desaparecido. La pareja le tomó una foto y conversó con él. ¿Qué conversaron? La pareja en mención publicó su versión de los hechos. El empresario luego apareció muerto. Este fue su relato
 
Nuestro encuentro con Felipe Correa
 
El miércoles 27 de abril en horas de la mañana, vi en la cuenta de twitter @JuanAbelG el trino donde se indicaba la desaparición de Felipe Correa. Grabé fotográficamente el rostro de Felipe y hacia las 11 de la mañana mientras caminaba junto con mi esposa @AlejaQuinteroN por el andén oriental de la carrera séptima con calle 27 hacía el norte, reconocí entre la gente la cara de Felipe.
 
Le indiqué a Alejandra que por favor buscara en twitter el trino de Juan Abel para asegurarnos de que efectivamente se trataba de la persona que estaban buscando. Cuando Alejandra confirmó que se trataba de él, nos devolvimos corriendo hacia el sur por el mismo andén para alcanzarlo.
 
Felipe entró apresurado a una feria de artesanías que está ubicada metros al norte del edifico Seguros Tequendama. Cuando volvió a salir, segundos después, logré interceptarlo. Lo llamé por su nombre y se detuvo, me ofreció su mano derecha en señal de saludo, a lo cual correspondí. Mientras esto ocurría, Alejandra nos alcanzó y tomó una fotografía con la única intención de asegurarse de que se trataba de la persona correcta.
 
Cuando terminó mi saludo con Felipe, le ofrecí mi ayuda, le dije que lo estaban buscando su esposa y sus amigos, que habíamos visto sus fotos en twitter y que si quería lo llevábamos hasta su casa, a lo que con mucha tranquilidad y seguridad respondió "lo de twitter es un malentendido, yo estoy bien, tranquilos, gracias". Traté de persuadirlo, casi de atajarlo físicamente para que no terminara la conversación, pero rápidamente se despidió y siguió caminando hacia el sur por el andén oriental de la carrera séptima.
 
De inmediato Alejandra marcó al número indicado en la cuenta @JuanAbelG y después de varios intentos no contestaron, por lo que dejó un mensaje de voz con todos sus datos. Minutos después, hacía las 11:16 de la mañana, Alejandra recibió la llamada de Juan Abel, y le comentó lo sucedido. A las 11:25 un teniente del Gaula se comunicó con ella y le pidió la fotografía que tomó y que circulaba en twitter.
 
Luego de eso entraron varias llamadas al celular de Alejandra. Las de cuatro policías, algunos amigos de Felipe y María Jimena, su esposa. A partir de ese momento creció la solidaridad en redes sociales y Alejandra estuvo contestando múltiples mensajes que entraban a su cuenta de twitter.
 
La última comunicación que recibió fue a las 3:45 de la tarde, por parte de Ángel, un amigo cercano de Felipe, con quien buscamos la posibilidad de entrevistar a María Jimena en Gente Colmundo, para que más personas se sumaran a la búsqueda de Felipe Correa.
 
En la noche de hoy por distintos medios nos enteramos de la muerte de Felipe. En este momento y a pesar de los mensajes violentos y ofensivos que se leen en redes sociales, en lo único que pensamos es en el dolor de su esposa, familia y amigos. Lamentamos el triste desenlace de esta historia y elevamos una oración por el alma de Felipe Correa.
 
Carlos Arturo García R.
Alejandra Quintero Nonsoque
Bogotá, abril 27 de 2016.
 
La foto que le tomaron una vez lo vieron
 
Fuente
Sistema Integrado Digital