clonazepamlapicota.jpg
El medicamento clonazepam y la cárcel La Picota / Referencia y Colprensa
8 Mar 2018 02:18 PM

Joven que se salvó de ser extraditado a México quedaría en libertad

Las pastillas de clonazepam son consideradas por el país azteca como una sustancia que puede alterar el organismo.

A la oficina jurídica de la cárcel La Picota llegó la orden de libertad de Cristian Andrés Vargas, el colombiano que logró que la Corte Suprema de Justicia revesara su orden de extradición a México por cargar en su bolsillo dos pastillas para dormir.

Lea más en: Corte negó extradición de colombiano que llevaba pastillas de clonazepam

Fuentes del Inpec informaron que se adelantan todos los trámites de verificación de antecedentes para hacer efectiva su libertad.

De acuerdo con la revista Semana, el caso se remonta al 20 de enero de 2016 cuando el joven fue solicitado por las autoridades de Xochitepec para una requisa de rutina.

“Vargas vivía allí y se ganaba la vida como prestamista informal (el popular préstamo gota a gota). Ese día, hacia las seis de la tarde, una patrulla de la Policía consideró que Vargas, con su 1,70 de estatura, tez morena y complexión delgada era un sujeto sospechoso”, señala la citada revista.

Posteriormente a Cristian Andrés le encontraron dos pastillas de Rivotril.

Él dijo que las utilizaba para poder dormir, pero los uniformados le informaron que sin receta médica era un delito llevarlas consigo.

Lo detuvieron, le advirtieron de la importancia de tenerla y lo dejaron en libertad. El joven regresó a Colombia, estuvo en Pereira y luego quiso regresar a México. Cuando llegó al aeropuerto El Dorado fue detenido. Interpol había emitido una circular roja en su contra.