Suiza Rusia 2018
Los jugadores hicieron el águila bicéfala con sus manos.
@SFV_ASF
25 Jun 2018 01:25 PM

Xhaka, Shaqiri y Lichtsteiner, multados por FIFA tras su celebración

El máximo rector del fútbol mundial prohíbe los mensajes políticos en los estadios de sus competiciones.
Carolay Morales
Carolay
Morales
@Carolaymorales

Los jugadores suizos Granit Xhaka (nacido en Suiza pero de ascendencia albana) y Xherdan Shaqiri (nacido en Kosovo cuando era una provincia serbia de mayoría albanesa), recibieron una multa por 8.660 euros, cada uno, por sus celebraciones de gol durante la victoria 2-1 del viernes ante Serbia, indicó el lunes la FIFA.

De igual manera, su compañero de equipo Stephan Lichtsteiner, que no tiene lazos personales con Kosovo pero que les imitó en el gesto, fue castigado con 4.330 euros.

En la victoria mundialista sobre los serbios, Xhaka y Shaqiri hicieron con sus manos un gesto imitando el águila de dos cabezas de la bandera albanesa, considerado en Serbia como un símbolo político desafiante. La 'Gran Albania' hace referencia a una doctrina nacionalista que aboga por reagrupar en un mismo país a todos los albaneses de los Balcanes.

La FIFA prohíbe los mensajes políticos en los estadios de sus competiciones, por lo que los tres jugadores suizos recibieron además una advertencia por parte del máximo rector del fútbol mundial.

También en el marco de ese partido, la Federación Serbia de Fútbol fue condenada a una multa de 47.778 euros acompañada también de una advertencia por la presencia de "pancartas discriminatorias" y "lanzamiento de objetos" por parte de su hinchada.

El presidente de la Federación Serbia, Slavisa Kokeza, y el seleccionador del equipo, Mladen Krstajic, fueron sancionados con una multa de 4.330 euros cada uno, igualmente con una advertencia, por sus declaraciones después del encuentro.

Mladen Krstajic afirmó ante los periodistas que el árbitro alemán Felix Brych debía ser "enviado a La Haya" para ser "juzgado" allí, en referencia al Tribunal Penal Internacional que instruyó los crímenes de guerra de la extinta Yugoslavia y que, bajo impulso de Naciones Unidas, se instaló con sede en la ciudad holandesa.