Yerry Mina celebra su gol con sus compañeros de la Selección Colombia
Yerry Mina celebra su gol con sus compañeros de la Selección Colombia
Inaldo Pérez · Antena 2
25 Jun 2018 05:26 AM

Colombia recupera la fe y ahora debe imponerse ante Senegal

"¡Queremos ir ya a Samara!", dijo un eufórico James Rodríguez después de eliminar a los polacos.
Cristian
Cristian
Serrano

La Colombia de James y Falcao recuperó la confianza y el rumbo en Rusia-2018 goleando a Polonia, pero José Pekerman aún tiene trabajo por delante con una selección que precisa domar a los leones senegaleses para meterse en los octavos del Mundial.

Una inesperada derrota 2-1 ante Japón y una explosiva victoria 3-0 frente a Polonia: los cafeteros parecen haber puesto la casa en orden y se acercan a su primer objetivo, estar entre los dieciséis mejores del certamen, y a su favor es que dependen de sí mismos.

"¡Queremos ir ya a Samara!", dijo un eufórico James Rodríguez después de eliminar a los polacos, el domingo en Kazán, para encontrarse con Senegal en el cierre el jueves del apretado Grupo H, que Japón y africanos lideran con 4 puntos.

"Ahora vamos a recuperarnos y pasar la página como hicimos con Japón. Tenemos cuatro días para seguir trabajando y jugar otra final contra Senegal", admitió el astro cafetero, recuperado de una fatiga muscular que apenas lo dejó jugar 30 minutos ante los 'Samuráis Azules'.

La zurda de Quintero 

Después de probar con Juan Fernando Quintero como eje del mediocampo ante los asiáticos, Pekerman jugó a lo seguro y decidió la permanencia del joven volante de River Plate al lado de James, toda una revolución en su circuito ofensivo.

Quintero, con buen juego interno, y James, recostado en principio sobre la izquierda, fueron allanando el camino para acercarse a predios de Wojciech Szczesny. Gambeta, toque en corto, a un toque o máximo dos. Así demolieron el circuito defensivo de las 'Águilas Blancas'.

"Lo soñamos siempre, soñamos que algún día teníamos que jugar juntos, afortunadamente nos respaldó el profesor y se nos dio el resultado", dijo Quintero, de 25 años, aún con esa carita de niño pero con un recorrido internacional como el de cualquier veterano.

De la sociedad James-Quintero nacieron los goles ante los polacos.

Quintero habilitó a James en el área grande y el '10' le puso la pelota como con la mano a Yerry Mina para que el defensor central del Barça abriera la cuenta de cabeza.

Nuevamente Quintero con una pelota al espacio entre dos defensores dejó a Falcao de cara a Szczesny y el ariete del AS Mónaco definió impecable al palo opuesto para el 2-0.

Simple: 11 contra 11 

"Estoy viviendo un momento muy especial en mi carrera, el fútbol te da lo que tú le entregas. Pero lo más importante es que Colombia ganó y que cada uno da el 120% porque sabemos que con el 100% no alcanza", agregó Quintero.

James, muy activo como media punta y con libertad de movimiento, dibujó después un pase perfecto en zona colombiana para habilitar a Juan Guillermo Cuadrado que picaba solitario sobre el círculo central.

El de la Juventus ganó en velocidad y definió al palo izquierdo para el 3-0.

"Cuando tenemos 11 (jugadores) es mucho más fácil todo, se pudo jugar bien también y cuando tienes buenos jugadores al lado es más fácil, siempre es bueno cuando estás al lado de tantos talentos", remarcó James.

Ante Polonia los de Pekerman tuvieron claridad en el juego, orden en las líneas y sacrificio constante. El DT pidió a sus jugadores que el partido fuera 11 contra 11, y cumplieron.

"Ahora somos ambiciosos y queremos seguir en el Mundial. Siempre se puede tener un accidente, como nos sucedió con 10 desde temprano en el debut, pero siempre, incluso ante Japón, se mantuvo la idea de jugar de esta manera", subrayó Pekerman.

A Colombia le queda "otra final". Domar a los leones senegaleses con una victoria le garantizará el pase a los octavos de final como primera de la llave.