Metro de Medellín
Metro de Medellín
Cortesía Metro de Medellín
18 Sep 2020 09:02 PM

Metro de Medellín ha perdido $220.000 millones durante la pandemia

En el sistema de transporte implementarán una nueva estrategia para ampliar su capacidad.
Paola
Agredo Tapias
@zpaola02

Desde marzo pasado, cuando inició la cuarentena por la pandemia, el Metro dejó de operar con el 100% de su ocupación, incluso, las directivas reportaron en abril una disminución del 87% en en la cantidad de viajes diarios entre semana.

Daniel Quintero, alcalde de Medellín, dijo que esta disminución de pasajeros le representa al Metro pérdidas por 220 mil millones de pesos, dinero que deberá asumir la administración municipal para poder estabilizar el sistema de transporte, y así evitar que los perjuicios sean mayores.

"Son 220.000 millones de pesos que vale hoy que el Metro de Medellín no esté funcionando a toda su capacidad. Esa es la plata que va a tener que sacar Medellín para poder reestabilizar económicamente al Metro de la ciudad. Dinero que se pudieron invertir en muchas otras cosas pero, si seguimos así, van a ser otros 220 mil millones de pesos", añadió el mandatario.

Lea también: Capturan en Medellín a venezolana con circular roja de Interpol por pornografía infantil

Por esta razón, la empresa implementará un plan piloto en un vehículo tranviario para mejorar las condiciones de seguridad. La estrategia consiste en instalar unos filtros de nanofibra que limpiarán el aire central del sistema de transporte, y atraparán microorganismos como la COVID-19.

Con el proyecto, a cargo de la Universidad Eafit, el Metro buscará el aval para poder operar al cien por ciento.

Le puede interesar: Cinco concejales uribistas se declaran opositores del alcalde de Medellín

En un día laboral, en el Metro de Medellín se realizan en promedio 100.000 viajes, lo que representan aproximadamente 1.600 millones de pesos.

Las directivas aseguran que a pesar de lo que pandemia ha representado económicamente para el sistema, han estado comprometidos con los protocolos de bioseguridad, que de hecho comenzaron a implementar pocos días después de que se conocieran los primeros casos de COVID-19.