Referencia personal de la salud.
RCN Radio
5 Feb 2020 12:42 PM

Médicos en Catatumbo están renunciando por inseguridad

Los profesionales de la salud en el Catatumbo temen en ser las próximas víctimas de la violencia, tras atentado de una médica en esa zona.
Olga Lucía
Cotamo Salazar
@olgalucacotamo

El hospital Regional de Norte, ubicado en el municipio de Tibú, cuenta con ocho médicos y cinco enfermeras, de ellos cuatro doctores renunciaron y salieron de manera inmediata de la zona del Catatumbo por miedo, ante las amenazas recibidas en los últimos días y por el atentado contra la médica Leydi Cáceres, el pasado lunes 3 de febrero.

Arístides Hernández, representante de el sindicato del sector de la salud en Norte de Santander, dijo a La FM que “nos preocupa la situación tan delicada que enfrenta el personal de los hospitales de la zona del Catatumbo, quienes se han convertido en las víctimas de los distintos grupos armados, presionandolos a salir de la zona”.

Le Puede Interesar: Peligroso reto entre jóvenes tiene en alerta a padres e instituciones

Mientras tanto, sigue en coma inducido la doctora Leidy Cáceres Pernía de nacionalidad venezolana, quien recibió un impacto de arma de fuego en la cabeza, en momentos que ingresaba a su vivienda en el municipio de Tibù, las autoridades responsabiliza al ELN de lo sucedido.

La alcaldesa de Tibú, Corina Durán, dijo a RCN Radio que pese a estas amenazas, los médicos no han hecho la denuncia ante las autoridades de la región, aunque ya la Policía dijo que se avanza en la investigación de lo sucedido.

Le Puede Interesar: Gobierno advierte al procurador Carrillo que usará la aspersión "en donde sea preciso"

Igualmente, dijo el líder sindical Hernández que la renuncia del personal médico, afecta es a la misma población civil, en momentos que se registre una emergencia, teniendo en cuenta el pésimo estado de las vías para trasladar a un paciente a la ciudad de Cúcuta.

En el hospital de Tibú diariamente se atienden entre 15  y 20 urgencias, pacientes que llegan heridos con arma de fuego, machete o cuchillo y un gran número de mujeres embarazadas, la gran mayoría de nacionalidad venezolana.

Fuente
Sistema Integrado de Información