Más de 25 mil armas de fuego de grupos armados como el ELN fueron fundidas en Boyacá
Más de 25 mil armas de fuego de grupos armados como el ELN fueron fundidas en Boyacá
Foto: Jenny Rocio Angarita Galindo (RCN Radio)
25 Sep 2020 08:48 AM

Hijo del profesor Freytter, asesinado en Barranquilla, no acepta perdón del Estado

El hombre fue asesinado en 2001 por paramilitares y complicidad de miembros de la fuerza pública colombiana.
agenciaefe
Agencia
Efe

Jorge Enrique Freytter Florián, hijo del sindicalista y profesor universitario Jorge Adolfo Freytter Romero, asesinado en 2001 por paramilitares y complicidad de miembros de la fuerza pública colombiana, declaró este viernes que no acepta la disculpa del Estado ya que sigue habiendo "impunidad" para los culpables.

En una entrevista con, Freytter Florián explicó que "no era el momento" de llevar a cabo el acto público que tuvo lugar ayer en el que el Estado colombiano asumió su responsabilidad en el crimen perpetrado contra su padre e interpeló al Estado a perseguir a los culpables.

Lea también:

"No es el momento por tanto dolor que seguimos teniendo y por toda la impunidad que todavía rodea el caso", expresó el hijo del sindicalista, quien recordó que en Colombia se sigue dando hoy un "genocidio académico" contra docentes y estudiantes opositores al Gobierno.

Las investigaciones indican que Jorge Adolfo Freytter fue secuestrado por desconocidos cuando se trasladaba por el barrio San Isidro, en la ciudad de Barranquilla (norte), y posteriormente el docente fue llevado a una bodega, donde estuvo esposado a una tubería durante horas, torturado y ejecutado mediante asfixia con una bolsa y dos disparos.

El cadáver del profesor fue encontrado semidesnudo y con señales de tortura en la carretera que conecta a Barranquilla y Ciénaga, en el departamento de Magdalena (norte).

El pasado enero la justicia colombiana declaró como crimen de lesa humanidad el asesinato de Freytter por lo que el delito no prescribirá al cumplirse los 20 años del suceso.

2O AÑOS DE DENUNCIA

El hijo del sindicalista, exiliado en España tras recibir amenazas contra su persona, cuenta que tanto él como su hermano, residente en Canadá por los mismos motivos, llevan años denunciando "día a día" que los asesinos de su padre siguen en la impunidad.

Tras casi 20 años del asesinato del profesor, las responsabilidades de las autorías intelectuales siguen sin ser esclarecidas y todavía hay dos autores materiales del crimen en paradero desconocido.

"Hay dos piezas claves en este proceso de investigación y dos personas que participaron directamente de la operación extrajudicial y de desaparición forzosa que siguen desparecidas", reclama.

Lea también: Hermana de Juliana Giraldo asegura que hechos no se dieron en medio de retén militar

Según denuncia, la muerte de su padre estuvo dentro de un sistema establecido donde grupos paramilitares y miembros de la fuerza pública se "infiltraban" para "hostigar, amenazar y perseguir a aquellos profesores, sindicalistas y estudiantes colombianos que pensaban diferente".

"En Colombia, por muchas décadas, se ha configurado la doctrina del enemigo interno, una doctrina militar y de seguridad nacional, que ve a los profesores, sindicalistas y estudiantes como un enemigo por tener un pensamiento crítico", explicó.

Dentro de esa estrategia hay una "política sistemática por parte de grupos paramilitares y servicios de seguridad del Estado de interceptar comunicaciones de docentes, sindicalistas y estudiantes para monotorizar sus actividades sociales y políticas", lamentó.

Algo que implica que se "vulneren los Derechos Humanos" y que "el Estado no garantice la participación, la libertad de cátedra o el pensamiento crítico en un Estado social de Derecho como se denomina el colombiano".

UNA SITUACIÓN QUE NO HA CAMBIADO, SINO QUE HA EMPEORADO

Freytter Florián, quien tiene un largo recorrido de denuncia de la situación en las universidades públicas del país, apunta que la estrategia de persecución hacia las voces críticas no solo "no ha cambiado, sino que ha empeorado".

"Esto no ha cambiado, ha empeorado, en persecuciones, en aumento de la brutalidad policial en los últimos años...hay un despliegue brutal contra los movimientos sociales y contra la población indígena, estudiantes, sindicalistas, mujeres que se movilizan en contra de la política del Gobierno de (Iván) Duque", analiza.

Lea también: ¿Acató Mindefensa fallo que le ordenaba pedir perdón?

A su juicio, la política del presidente Duque (derecha) "no promociona los Derechos Humanos" e impide que haya" garantías democráticas para ejercer la oposición política".

Para que la memoria de su padre no caiga en el olvido, el crimen en contra de su persona no quede impune y se defiendan los derechos en las universidades, Freytter interpuso una querella en la Audiencia Nacional española para que, bajo el marco de la justicia universal, se pueda también investigar en España.

"Queremos que se se pueda conocer toda esta situación más aun dentro del proceso de paz (que vive Colombia) y en el que no se está cumpliendo nada, el país está inmerso en una crisis humanitaria y el gobierno de Duque no sabe gestionar esto", zanja.