Indígenas
Colprensa
14 Ene 2022 10:00 PM

Han sido desplazados casi 200 indígenas por combates en frontera con Venezuela

Los desplazamientos masivos se han vuelto usuales en la zona limítrofe.
Agencia
AFP

Unos 200 venezolanos, la mayoría indígenas sikuani, llegaron desplazados al municipio Puerto Carreño, en el este de Colombia, tras huir de los combates entre disidentes de la extinta guerrilla Farc y rebeldes del ELN, denunció este viernes la Defensoría del Pueblo.

"La Defensoría ha brindado atención a cerca de 200 personas, de las cuales 150 son indígenas sikuani que llegaron a Puerto Carreño buscando protección", explicó la entidad que vela por los derechos humanos en un comunicado. 

Le puede interesar: Tres personas fueron asesinadas en menos de 24 horas en Cauca

Los desplazamientos masivos se han vuelto usuales en la zona limítrofe, donde combates entre grupos que se apartaron del pacto de paz firmado por las FARC en 2016 y tropas del ELN dejaron casi 30 muertos en los primeros días del año.   

"Los grupos armados ilegales colombianos se están enfrentando en territorio venezolano y, por esta razón, más familias de ese país han abandonado sus casas y han huido a territorio colombiano y otras partes de Venezuela", denunció la Defensoría.

Unas 170 personas huyeron hacia Colombia en la primera semana del año y el jueves un grupo de excombatientes de las FARC que sigue en el proceso de paz también tuvo que desplazarse por los choques. 

Los grupos armados se disputan los negocios ilegales de la frontera, principalmente el tráfico de cocaína. 

Reconocida como la última guerrilla en Colombia, el ELN tiene un pie de fuerza de unos 2.500 rebeldes, según el centro de estudios independiente Indepaz. 

Lea también: Duque anuncia que 30 % del territorio colombiano será área protegida en 2022

Por su parte, las disidencias de la Farc suman unos 5.200 combatientes sin mando unificado, la mayoría (85%) nuevos reclutas que nunca estuvieron en la extinta organización rebelde, según la misma fuente.

Colombia, mayor productor de cocaína en el mundo, culpa a Venezuela por el rebrote de violencia en la porosa frontera de 2.200 kilómetros. 

Según el presidente conservador Iván Duque, los grupos armados ilegales encontraron refugio y protección en tierras venezolanas, señalamientos que Caracas niega.