Escoltas UNP
Cortesía
13 Nov 2019 01:49 PM

Recompensa de $30 millones por responsables de crimen de escoltas de la UNP

Los dos custodios fueron hallados sin vida en las últimas horas.
Ana María Londoño Ortiz
Ana María
Londoño Ortiz
@anamalortiz

La Unidad Nacional de Protección confirmó el hallazgo en la mañana de este miércoles del cadáver de Robinson Romaña Cuesta, el segundo escolta que fue secuestrado desde hace tres días en Chocó junto a su compañero León Jairo Rendón Ortiz, quien fue encontrado muerto en la noche del martes.

Las autoridades responsabilizan de este doble crimen a integrantes del Clan del Golfo, especialmente a Alias Monseñor, cabecilla del grupo paramilitar en Chocó, por el que se ofrece una recompensa de hasta 30 millones de pesos. El comandante de la Séptima División, general Juan Carlos Ramírez Trujillo, indicó que se han desplegado tropas a la zona para encontrar a quien estaría detrás del plagio.

Lea aquí: Número de disidentes de las Farc y guerrilleros del ELN aumentó

El general Ramírez Trujillo aseguró que “hemos llevado a la zona unas capacidades diferenciales como Gaula Militar y de la Policía y capacidades de inteligencia de Fuerzas Militares para lograr la ubicación de estos criminales del Clan del Golfo”.

Según información suministrada por habitantes de la zona, los secuestradores habrían acusado a los dos funcionarios de la UNP de ser colaboradores de la Fiscalía, lo que habría motivado su retención.

El plagio del que fueron víctimas dos escoltas de la UNP en Chocó y el posterior hallazgo del cuerpo sin vida de uno de ellos, prendió las alarmas por la vulnerabilidad no solo de los protegidos sino de los custodios que transitan por zonas altamente peligrosas donde hay presencia de grupos armados ilegales.

Le puede interesar: Apareció el cuerpo del otro escolta de la UNP reportado como desaparecido

El director de la Unidad Nacional de Protección, Pablo Elías González aseguró que a raíz del secuestro de Robinson Romaña Cuesta y León Jairo Rendón Ortiz se introducirán nuevos protocolos que incluyen restringir la movilidad por algunos sitios a los que no llegue la fuerza pública primero.

“Hay unas áreas que son muy críticas, sobre todo con los líderes que ejercen su trabajo en zonas rurales donde es difícil el acceso y la comunicación por vía terrestre, entonces quedan a merced de los grupos criminales” dijo González.

El director de la UNP lamentó la muerte de los dos funcionarios y aseguró que este año son tres los casos de asesinatos de funcionarios de la institución. Pidió además que se capture lo más pronto posible a los responsables del crimen.