Santa-Maria-LAFM-Colprensa-.jpg
Colprensa
19 Feb 2017 02:40 PM

En medio de protestas y temor finalizó la temporada taurina en La Santamaría

Tan sólo cinco horas después de que se registrara la explosión en el barrio La Macarena, la plaza de La Santamaría acogió la última jornada de la temporada taurina en Bogotá, aunque con menos público de lo normal.
La
Fm

La jornada taurina de este domingo fue atípica, la seguridad era extrema. Las requisas fueron más intensas, los perros antiexplosivos rondaban el lugar, mientras que los asistentes llegaban con cierto temor por lo que había sucedido.

“Está temerosa la gente, pero está viniendo porque nosotros no comemos de miedo. Nosotros amamos la fiesta, amamos al toro y queremos que el toro exista sobre la faz de la tierra y el toro existe habiendo la tauromaquia”, dijo uno de los pocos asistentes.

Una vendedora de botas, ese recipiente que es típico en las corridas de toros, y quien estuvo durante toda la jornada aseguró que las ventas bajaron debido a que las autoridades no los dejan ubicarse en un mismo lugar.

La Policía está más prevenida y ha molestado muchísimo, entonces nos ha molestado mucho a nosotros, nos dice que no corramos, que nos quitemos”, relató resignada la vendedora.

Sin embargo, en la Carrera Séptima con Calle 26, justo al lado de la torre Colpatria, se ubicó el grupo de antitaurinos que pacíficamente protestó por esta jornada, aunque también rechazó los atentados que se presentaron y negó que alguno haya participado en el atentado.

“Rechazamos lo que ha venido pasando en la plaza de La Santamaría, esperamos que sea la última vez que tengamos corridas de toros en este espacio, pero también rechazamos cualquier acción que ponga en peligro la vida y la integridad de las personas, sea cual sea su filiación”, dijo un animalista.

A pesar de esto, los antitaurinos expresaron que seguirán protestando para que nunca más se vuelvan a realizar este tipo de espectáculos en la plaza. “En esta última jornada, porque realmente esperamos que sea la última jornada que tenga Colombia y que tenga Bogotá”, sostuvo una antitaurina.

Aunque el atentado fue el epicentro de la noticia, a diferencia de la primera jornada taurina, en esta oportunidad no hubo enfrentamientos ni desmanes en el centro de Bogotá.