Violencia contra la mujer
Violencia contra la mujer.
Foto: Ingimage
27 Feb 2019 03:29 PM

¿Está en una relación emocionalmente abusiva?

Las personas que son maltratadas desde lo emocional pueden sufrir graves consecuencias.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

Cuando una relación amorosa se convierte en tóxica puede tornarse difícil y hasta peligrosas. En muchos casos, para algunas personas, es complicado salir de ellas por distintas razones: el miedo, la negación, la dependencia, entre otras.  

El abuso y la violencia se puede presentar de manera física predominado por los golpes y la agresión sexual, pero, aquellos atropellos que van desde lo emocional a veces resultan ser muy difícil de reconocer, ocasionando tanto daño como con el físico.  

El que abusa desde lo psicológico, usa su poder sobre el otro para lastimarlo y controlarlo. Las señales siempre serán las mismas para cualquier tipo de abuso. La psiquiatra y autora de varios libros, Gail Saltz, resalta en varias de sus publicaciones sobre el tema, que, en la mayoría de los casos, las personas que son maltratadas desde lo emocional pueden llegar a experimentar graves consecuencias.  

Lea también: Obesidad podría influir en el incremento de cáncer en jóvenes, según estudio

Según Saltz, estos son algunos indicios que le puede indicar si está en una relación abusiva: 

Siempre quiere saber dónde estás  

El abuso psicológico puede tomar la forma de monitoreo obsesivo. Cuando esto pasa al principio de una relación, la otra persona puede pensar que simplemente su pareja está siendo cuidadosa y así manifiesta su atención, incluso, muchos creen que es halagador. Pero, debe analizar la intensidad con la que esto ocurre, ya que si persiste con el tiempo puede llegar a convertirse en un problema.  

"Tal vez su compañero comienza a aparecer en su trabajo sin anunciarse. Quieren saber qué estabas haciendo y con quién lo estabas haciendo. Pero esto puede progresar hacia un territorio insalubre”, explica especialista.  

Son negativos y de repente son agradables 

Las parejas abusivas también pueden ejercer control sobre su víctima dañando su autoestima. "Le dice cosas importantes para debilitar al otro, comentando la ropa que usa, su apariencia y lo que hace. También pueden criticar obsesivamente cosas como su peso. Pero entonces, hacen cambios repentinos, especialmente si sienten que podrían estar perdiendo a esa persona. Después de ser hiriente o mezquino, a menudo le siguen disculpas y manifestaciones de amor, como ‘No puedo vivir sin ti’, ‘Nunca lo haré ni lo repetiré’ o ‘No quise decir eso’”, aseguró Saltz. 

Todo conduce a una discusión. 

Todas las parejas pelean, pero en una relación abusiva, el equilibrio de poder siempre es unilateral. "Si todos los desacuerdos terminan cuando tu pareja gana, eso es abusivo", dice la psiquiatra.  

"Debería poder estar en desacuerdo y tener una conversación. Pero una pareja abusiva estará menos preocupada por discutir las cosas racionalmente que por mantener el control sobre su pareja y sus opiniones. Su objetivo siempre será intimidar para que la otra persona no esté en desacuerdo, sino que acepte su opinión", aclaró.  

Le puede interesar: ¿Las millennials están relegando el uso de la píldora anticonceptiva?

Generan miedo 

Puede reflexionar mucho sobre su relación no solo por la forma en que actúa su pareja, sino también por cómo esta lo hace sentir. Es posible que tenga miedo de plantear temas serios por temor a cómo reaccionará. “Sentirse incómodo es otra bandera roja. Tal vez están apareciendo en su oficina sin previo aviso, o le están pidiendo que realice ciertos actos sexuales que no quieres hacer", dice ella. "Si no te sientes cómodo discutiendo estas cosas, debes preguntarte por qué. Poder hablar abiertamente es importante, no solo por su propia salud mental sino también por la salud de la relación”.  

¿Qué hacer al respecto? 

La doctora Saltz dice que poder detectar el comportamiento problemático es crucial, ya que el abusador intentará convencerlo de que todo esto es su culpa. Si el abuso continúa, pídale a su pareja que vaya a terapia. Si se niega, o no puede o no quiere cambiar el patrón en la terapia, es hora de irse.