Francisco Barbosa
Foto cortesía Presidencia de la República
2 Ene 2020 12:27 PM

Gobierno niega política de extermino contra líderes sociales por parte de grupos armados

Varios sectores han denunciado que en el país se presenta una sistematicidad en los homicidios de líderes sociales.

El Gobierno Nacional negó que exista en el país una política de exterminio por parte de grupos al margen de la ley, en contra de líderes sociales y representantes de Derechos Humanos.

Francisco Barbosa, consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, afirmó que las autoridades han detectado que los asesinatos de líderes obedecen a múltiples factores como fenómenos delincuenciales.

Vea también: Presidente del Congreso asegura que varios ministros deben salir del gabinete

De acuerdo con el funcionario los casos de homicidios contra representantes de Derechos Humanos obedecen a otros factores, como las estructuras criminales del narcotráfico.

Aquí no hay una política de exterminio o una política sistemática, aquí lo que existen son razones diversas que se producen en contra de nuestros líderes sociales, atadas a fenómenos de delincuencia, esa idea de sistematicidad hay que rechazarla”, sostuvo Barbosa.

El consejero presidencial hizo un llamado a los nuevos alcaldes y gobernadores que se posesionaron, a incluir dentro de sus planes de gobierno estrategias de protección para los líderes sociales y representantes de Derechos Humanos.

Agregó que el gobierno está comprometido con los territorios, en donde anunció seguirán las autoridades reforzando el diálogo para promover los Derechos Humanos como parte de una política de Estado. 

Le puede interesar: Jalón de orejas a exFarc por bienes para reparar a víctimas

Hace varios días, el Gobierno Nacional reveló el más reciente informe sobre crímenes en contra líderes sociales y representantes de Derechos Humanos. De acuerdo con las cifras entregadas por la Presidencia de la República, durante 2019 se tuvo registro de 84 casos, mientras que en 2018 los datos fueron de 112 asesinatos, reflejando una reducción de un 25%.

A partir de la información que fue recopilada por las Naciones Unidas y la Fiscalía General de la Nación, los homicidios se concentraron en 58 municipios del país.