Babilla Cali
Investigan las causas de la muerte de una de las babillas de un humedal de Cali.
Cortesía Dagma
12 Oct 2020 09:33 AM

Investigan extraña muerte de babilla en humedal de Ciudad Jardín, en Cali

Al reptil se le fue realizada una autopsia para determinar el por qué de su deceso.
Lina
Cárdenas
@liniscar

En avanzado estado de descomposición apareció flotando una babilla en el humedal de Ciudad Jardín al sur de Cali.

La ciudadanía lamentó el hecho, debido a que los reptiles que, aunque no son oriundos de la región, son muy queridos y apreciados por los habitantes que, en su honor, bautizaron el lugar como ‘La Laguna de la Babilla’.

Lea aquí: Conductor que atropelló a ciclista en Chía quedó en libertad por no ser capturado en flagrancia

Según Juan Carlos Moreno, coordinador del Grupo de Fauna del Dagma, al parecer el animal, de 1.3 metros de largo, llevaba un promedio de tres días de haber fallecido, dada su condición de putrefacción.

El funcionario agregó que le hacía falta la cola, los dedos de uno de sus miembros, situación que no se sabe si fue post mortem; también tenía lesiones en un costado.

 "Algo muy importante y lo más curioso es que había en su estómago una bolsa plástica con popó de perro en su interior, algo que requiere que tengamos más cuidado en el uso del manejo de los residuos”, afirmó Eduardo Rueda Mendivelso, médico veterinario del Hogar de Paso del Dagma. 

El profesional veterinario fue quien encabezó el equipo que realizó la necropsia de la babilla y aunque aún falta por establecer las causas de la muerte del animal, el hecho de haber encontrado desechos plásticos con deposiciones dejó preocupados a los ambientalistas.

Lea además: Policías creyeron que se trataba de un muerto popular broma de Halloween

“Al encontrar esa bolsa plástica con materia fecal de perrito, es algo que nos tenemos que preguntar qué está pasando con estas bolsas. Pueda ser que esta no sea la causa del deceso, pero sí un causante del deterioro de la calidad de vida y salud del individuo”, dijo Mendivelso.

Estos animales son nativos de la costa atlántica y la Orinoquía, pero con el comercio ilegal de fauna silvestre son comprados por personas en Cali que, al notar que crecen mucho, los abandonan en los humedales.