3 Dic 2015 06:17 PM

El asesinato que mandó a prisión a Lady Tabares, la vendedora de rosas

Un juez ordenó que la famosa protagonista de la película sea enviada a prisión porque violó la detención domiciliaria.
El juez cuarto de ejecución de penas de Medellín tomó la determinación de revocar el beneficio de la detención domiciliaria del que gozaba Lady Tabares, conocida como la 'vendedora de rosas'. Para el funcionario judicial, Tabares habría violado esa medida porque salió de su domicilio. La detención domiciliaria fue concedida en el año 2014.
 
En entrevista con Noticias RCN, Tabares habló de la determinación:
 
 
En diálogo con LA F.m. Elmer Montaña, quien defiende los intereses de Tabares, indicó que apelará esa decisión del juez. La 'vendedora de rosas' purga una pena de 26 años de prisión por el delito de homicidio. La pena le fue impuesta por el crimen de un taxista en hechos que se registraron en el año 2002.
 
Este documento, publicado por la Procuraduría y en el que cita al Tribunal Superior de Medellín, da cuenta de qué fue lo que pasó aquel día en que Lady Tabares terminó involucrada en un asesinato. 
 
Se contraen al homicidio de quien respondía al nombre de Óscar de Jesús Galvis Osorio y el hurto de su vehículo. De acuerdo con el acta de levantamiento del cadáver y la declaración de su compañera María Alicia Ceballos, se sabe que el viernes 16 de agosto de 2002, hacia las 9:30 am, salió el Sr. Oscar de Jesús Galvis Osorio de su residencia ubicada en la Cra. 55 No. 96-39 del Barrio Aranjuez de la ciudad de Medellín, en su vehículo particular, marca Dacia, tipo Sedán, color verde, modelo 1988, de placas TII-598, que utilizaba como colectivo, con destino a un taller ubicado muy cerca de allí, en donde habló con Marcelino Ospina y un mecánico de nombre Javier, luego de lo cual salió con el fin de adquirir algunos repuestos para su automotor, pero nunca regresó, pus el auto fue encontrado al día siguiente, estrellado y abandonado, en la Calle 56 frente al Nº 55-72 el Municipio de Bello, mientras su cuerpo sin vida fue hallado tres día más tarde, el 19 de agosto de 2002, en estado de descomposición, enterrado en un predio ubicado frente al Colegio "Tomás Cadavid Restrepo”, de ese mismo Municipio.
 
Más de tres meses después, el día 26 de noviembre de 2002 se presentó ante la Sra. Fiscal que conoció del caso, la Sra. Luz Brady de Jesús Giraldo con su hijo Jonatan Eliécer Madrigal Giraldo, solicitando protección para ese último, pues sujetos que se movilizaban en un carro y una moto, lo estaban buscando para matarlo, por haber sido testigo del homicidio. De su versión y la de otros declarantes, se infiere que el infortunado conductor fue abordado, en la estación Tricentenario del Metro, por dos jóvenes llamados Sergio Andrés Zapata Zabala (Sergio “El Grande”) y Sergio Andrés Urrego (Sergio “Chiquito”), para que les hiciera una carrera, pero poco después y mediante engaños, lograron apoderarse del vehículo y entregárselo a un tercer sujeto, “Andrés el Negro”, quien se lo llevó con el ánimo de esconderlo y luego venderlo, mientras los otros dos se quedaron con el conductor simulando, según ellos, un secuestro, en el mencionado lote, al que llegó también Jonathan Eliécer Madrigal Giraldo, quien les compró gaseosas y les ayudó a cuidar al retenido.
 
Como todo ello obedecía a un plan acordado desde el día anterior, entre los mencionados jóvenes y la pareja conformada por Edisson Alberto Castañeda Sánchez y Leidy María Tabares, para hurtar un vehículo, dicha pareja se presentó en el inmueble, en las horas de la mañana, con el fin de recoger el automotor y al ver que ya se lo había llevado Andrés el Negro, se retiraron del lugar, para regresar un poco más tarde, por el dinero que el retenido tenía en sus bolsillos ($19.000 pesos), al parecer para comprar marihuana; después del medio día, esta misma pareja arribó por tercera vez al solar y, al percatarse de la cercana presencia policial, dio la orden de asesinar al Sr. Óscar de Jesús Galvis Osorio, labor que llevaron a cabo “Sergio Grande” y “Sergio Chiquito”, hacia las 15:00 horas, utilizando sendas navajas que les fueron suministradas por Edisson y Leydi María, luego de lo cual abandonaron el lugar y regresaron en la noche, a enterrar el cadáver en el mismo lote.