managua.jpg
Así lucen las calles de Managua, capital de Nicargua / AFP
22 Abr 2018 06:01 AM

La Nicaragua de Daniel Ortega, sumida en el caos y la violencia

El encarecimiento de la vida por las constantes alzas de los combustibles y de las tarifas de luz, despidos en el sector público y reducción de beneficios sociales a raíz de la caída de la cooperación venezolana desataron la crisis. Anuncio de reforma de la seguridad social volcó a las calles a la gente.
La
Fm

Al menos 27 personas han muerto, entre ellos un policía y un periodista, en las protestas contra la reforma a la seguridad social que comenzaron el miércoles pasado, informaron hoy organismos de derechos humanos de Nicaragua. Los últimos datos del Gobierno, correspondientes al viernes, fijaron en al menos 10 los muertos, sin embargo, las protestas se han recrudecido desde entonces y continúan los enfrentamientos y actos vandálicos, incluidos saqueos.

El periodista nicaragüense Ángel Ganoa falleció anoche de un disparo en la ciudad de Bluefields, Región Autónoma Caribe Sur (RACS) mientras transmitía en vivo las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, confirmó el noticiero El Meridiano, para el que trabajaba la víctima.

Por su lado, la Policía Nacional informó que una de sus agentes se encuentra entre la vida y la muerte en un centro asistencial tras recibir casi a final de medianoche un disparo en la cabeza cerca de la rotonda Cristo Rey, en Managua. Soldados del Ejército de Nicaragua se mantienen desplegados en varias ciudades por segundo día tras una noche de enfrentamientos y vandalismo, que se recrudece cada día.

Este domingo, en el quinto día de protestas, también amaneció con saqueos de tiendas y supermercados en Managua y otras ciudades del interiores del país. En imágenes divulgadas este domingo por medios y redes sociales se ve a personas cargando objetos producto de saqueos en tiendas y supermercados de Managua.

"Grupos de vándalos de la derecha están saqueando esta madrugada las sucursales de los supermercados Palí en Linda Vista y en el sector de Santa Ana y el Arbolito", reportó el portal gubernamental El 19 Digital, que divulga fotografías y en la que no hay presencia policial.

En tanto, organizaciones que están contra las reformas a la seguridad social denunciaron que se trata de grupos afines al Gobierno quienes están saqueando los centros de compras y buscan confundir a la población en un intento de deslegitimar su lucha.

Estudiantes convocaron este domingo a una nueva concentración en la Universidad Politécnica (Upoli), en Managua, que ha sido uno de los centros de referencia de las protestas contra el Gobierno. El presidente Ortega culpó el sábado a "pequeños grupos de la oposición", cuyo nombre no especificó, de ser los causantes de las revueltas.

Durante una comparecencia en cadena obligada de radio y televisión, Ortega, que estuvo acompañado por los responsables de la jefatura militar y policial, en ningún momento se refirió al número de muertos y heridos durante los enfrentamientos. El papa Francisco dijo este domingo estar "preocupado" por la situación en Nicaragua y, tras el rezo del Regina Coeli ante miles de fieles en la Plaza de San Pedro, pidió el "fin de la violencia" en el país centroamericano.

Las protestas en Nicaragua se mantienen pese a que el presidente Ortega anunció este mismo sábado su disposición al diálogo con la empresa privada para buscar una alternativa a la reforma a la seguridad social, que desencadenó las protestas más fuertes vistas en los últimos 11 años de Gobierno sandinista.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) condicionó el diálogo con el Gobierno a que cese la "represión" contra los manifestantes, una posición que también asumió la Junta Directiva de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham).

Analistas y la cúpula empresarial coinciden en que las protestas "van más allá del descontento de las reformas del sistema de pensiones". "No se había visto esto desde hace años en Nicaragua", dijo a la AFP Carlos Tünnermann, exembajador de Nicaragua ante la OEA y Estados Unidos.

Que las protestas se hayan dado "en casi todas las ciudades del país, en todas las universidades y que hayan sido reprimidas con violencia por el gobierno, significa que hay un malestar de la población no solo por las reformas, sino por la forma en que se ha conducido el país", sostuvo Tünnermann.

Según expertos, la población ha soportado en silencio el encarecimiento de la vida por las constantes alzas de los combustibles y de las tarifas de luz, despidos en el sector público y reducción de beneficios sociales a raíz de la caída de la cooperación venezolana. "El reclamo central de la gente es que ya no quieren este gobierno, hay un rechazo total hacia este gobierno", coincidió el sociólogo y académico universitario Cirilo Otero en declaraciones a la AFP.

La reforma busca achicar un déficit de más de 76 millones de dólares que enfrenta el Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS) por recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con información de EFE y AFP