Israel Cáceres
Israel Cáceres, detenido en Venezuela.
Captura de Video
13 Nov 2018 12:19 PM

Colombiano detenido por órdenes de Maduro, en grave estado de salud

Aunque un médico indicó que debía ser operado, el detenido fue tratado solo con medicamentos para el dolor.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

El pasado lunes la periodista venezolana Beatriz Adrián informó a través de su cuenta en twitter que uno de los 59 colombianos detenidos desde hace dos años, acusados de paramilitarismo por el gobierno de Nicolás Maduro, se encuentra en una delicada situación de salud.  

Se trata de Israel Cáceres, de 44 años de edad, quien, tras presentar un fuerte dolor abdominal, vómitos con sangre, dolor de cabeza y aumento de la tensión arterial, fue trasladado desde la estación de Policía de La Yaguara, en Caracas, hasta el centro médico ubicado dentro del Helicoide (sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional-Sebin).  

Según explica Cáceres, allí el médico que lo atendió le indicó que debía ser operado por lo que fue escoltado por la policía hasta el Hospital Pérez Carreño. “Me siento muy mal, y aquí solo me colocaron un medicamento para el dolor. Tienen que hacerme un eco, pero no me atienden”, manifestó el detenido.  

El sobrino de Israel, quien se encontraba en el dispensario acompañándolo, le aseguró a la periodista que les solicitó permiso a las autoridades para llevar a su tío a una clínica privada para realizarle los exámenes pertinentes, sin embargo, lo devolvieron al centro de reclusión.  

Desde el pasado mes de septiembre de 2016, estos ciudadanos colombianos fueron detenidos en Caracas tras ser acusados por Maduro de formar parte de una “célula” que generaría violencia durante una marcha de la oposición. 

Y pese a que la orden de liberación de estos 59 hombres fue emitida por un tribunal en noviembre de 2017, aún siguen tras las rejas.  

Hace pocos meses los reclusos denunciaron que sufren a diario por la poca alimentación y atención médica. “No tenemos un baño apto para hacer nuestras necesidades fisiológicas, porque están tapados. Nos vimos obligados a hacer en baldes y tirarlo en una tanquilla que tenemos aquí y que ya está a punto de colapsar”, contó con impotencia uno de los detenidos.