Militares de Mali
AFP
18 Ago 2020 12:06 PM

Alarmas por posible golpe de Estado en Mali tras motín militar

En Bamako, capital de Mali, la mayoría de oficinas del gobierno, bancos y comercios han cerrado sus puertas.
agenciaefe
Agencia
Efe

Un grupo no identificado de hombres de las Fuerzas Armadas Malienses ha protagonizado este martes un motín en la gran base militar de Kati, 15 kilómetros al noroeste de la capital, sin que se sepa todavía si se trata de un golpe de estado.

En la capital, Bamako, reina una gran confusión y la mayoría de oficinas del gobierno, bancos y comercios han cerrado sus puertas, provocando grandes embotellamientos en el tráfico.

Lea aquí: [Galería] Mauricio se enfrenta a su peor crisis ecológica tras derrame marino de crudo

Hay rumores no confirmados de que los militares amotinados han detenido a varios ministros del actual "gobierno de excepción" formado el pasado 27 de julio, y a otros altos cargos, pero ninguna fuente oficial lo ha confirmado hasta ahora. 

La Radio y Televisión Maliense está emitiendo programas pregrabados o de música grabada, mientras que sus funcionarios han sido enviados a sus casas, según dijeron varios de ellos. 

El portal web maliactu asegura que los vehículos militares vistos en las calles de Bamako han recibido aplausos espontáneos de la población.

Entre los ministros supuestamente detenidos hay dos "pesos pesados" de este gobierno de excepción: el titular de Asuntos Exteriores, Tiebilé Dramé, y el de Finanzas, Abdoulaye Daffé, aunque hay fuentes militares que dicen que fueron arrestados "para garantizar su seguridad".

Lea además: Genevieve se fortalece a huracán categoría 4 en su paso por México

Estos movimientos se producen tras varias semanas de gran inestabilidad en el país, con manifestaciones multitudinarias y disturbios en las calles protagonizados por ciudadanos que exigen la renuncia del presidente Ibrahim Boubacar Keita (IBK), en el cargo desde 2013.

La Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (CEDEAO) llegó a mediar en esta crisis y convocó una cumbre "ad hoc" el 27 de julio para proponer una solución, pero sus recomendaciones, al no incluir la salida de IBK, no contentaron a los opositores y no permitieron reducir la inestabilidad.