Imagen de referencia.
Archivo.
16 Mar 2022 03:32 PM

Millonarios hallazgos con presunta incidencia fiscal detectó la Contraloría en contratos del Invías

El hallazgo con presunta incidencia fiscal por $25.296 millones corresponde al contrato para la construcción del nuevo Puente Pumarejo.
Martha Olaya
Martha
Olaya
@Marthaolaya1

La Contraloría General determinó siete hallazgos, con presunta incidencia fiscal, por un valor superior a los $50.000 millones en el Instituto Nacional de Vías (Invías), sobre 42 contratos por $1.7 billones.

El hallazgo con presunta incidencia fiscal de mayor cuantía (por $25.296 millones), corresponde al contrato para la construcción del nuevo Puente Pumarejo, en Barranquilla.

Según la Contraloría, "este presunto detrimento patrimonial se genera por deficiencias en la gestión para garantizar el funcionamiento permanente de los sistemas de iluminación e instrumentación de esta estructura, puesta en funcionamiento desde diciembre del año 2019".

Lea además: Este miércoles los precios del petróleo volvieron a superar los 100 dólares por barril

El equipo auditor evidenció que,  "el Invías no ha ejercido eficazmente la función de adecuada salvaguarda de los activos derivados de las obras construidas, por el hurto continuado y el vandalismo sobre los elementos del puente, sin realizar eficaz y oportunamente las gestiones tendientes a mitigar estas no conformidades, siendo que eran y son bien conocidas, desde el propio inicio de la construcción de las obras, las dificultades y condiciones de inseguridad del sector donde está ubicado este puente".

De igual manera, "se evidenciaron deficiencias de calidad en algunos elementos de las estructuras entregadas del puente, producto de falencias en el proceso constructivo y en la supervisión".

Lea también: Duque dice que reforma pensional de Petro es una "expropiación"

A la fecha de terminación de la Auditoría de Cumplimiento (noviembre de 2021), “el puente se encontraba sin iluminación y sin el funcionamiento de su sistema de instrumentación, pese a las cuantiosas inversiones realizadas para tal fin”.

Ante esta situación, se elevó como presunto daño patrimonial el valor total pagado al contratista de obra por los sistemas de iluminación e instrumentación, "dado que no estaban en funcionamiento a la fecha de la auditoría de cumplimiento y, por tanto, no estaban prestando los servicios de seguridad y monitoreo previstos en los diseños del puente y pagados en desarrollo del contrato de obra".