Televisor
Televisor
Pixabay
9 Jul 2019 11:55 AM

Ya son 21 años de sueños: televisión privada en Colombia está de cumpleaños

La llegada de RCN y Caracol cambió radicalmente la cultura y las dinámicas ciudadanas.

“Una imagen vale más que mil palabras”, versa un conocido refrán que parece validar la influencia siempre importante de la televisión en la realidad colombiana. Por esa razón, hoy se celebran 21 años de actividad, de dos de los canales privados más importantes en el país: RCN y Caracol. Estas propuesta televisivas, que han traído un sin fin de emociones a los hogares de colombianos, llevan décadas cumpliendo una exitosa labor de información, entretenimiento y educación.

En este sentido, es evidente que sería imposible concebir la realidad sin la información, pues el mundo se convertiría en un incomprensible laberinto donde nada tendría forma, color, ni temperatura y solo se trataría de un desorden sin vida. ¿Cómo contar ese caos de lo cotidiano? Mediante la palabra, tanto oral como escrita, para esa función la radio y la prensa aún cumplen esas funciones a cabalidad, pero con el paso de los años y la combinación de la imagen y la palabra, el resultado de la televisión fue crear un sistema para contar historias que para muchos resultó ser casi perfecto.

Lo anterior puede evidenciarse porque desde aquel 13 de junio de 1954 en que inició la televisión, un servicio siempre con demanda creciente y con altos índices de consumo, ésta siempre ha ocupado un lugar importante en la vida de los colombianos hasta la actualidad. Sin embargo, fue hasta el 9 de julio de 1998 que se abrieron los canales privados y se iniciaron emisiones independientes de los canales más grandes del país, lo que significó una ruptura total a las formas en que se contaban historias.

Así ha sido el histórico de la televisión privada en Colombia.
Juan Miguel Valbuena / Sistema Integrado Digital
Así ha sido el histórico de la televisión privada en Colombia.

Lea también: Empresario chileno apareció muerto en apartamento de Lourdes, en Bogotá.

Esto cambió radicalmente la cultura del televidente en Colombia, con una oferta mucho más amplia de noticias, deportes y entretenimiento. Nacieron producciones como 'Yo Soy Betty”, la Fea', la novela más exitosa de todos los tiempos y la cual, después de 20 años de su primera emisión, sigue siendo la reina del ráting por la magistral historia que pasó por la mente prodigiosa de Fernando Gaitán
 
Después, llegaron producciones como 'Los Reyes', una historia llena de sorpresas que enamoró a los colombianos en 2005. En ese punto se habrá pensado que alcanzar dos veces ese nivel de éxito de ráting de manera continuada podría tratarse de una casualidad. Sin embargo, como una tercera vez es una confirmación en 2006 con ‘Hasta que la plata nos separe’, una historia que los colombianos sintieron en el pellejo, en los huesos y en el corazón por su profundidad humana. Ahí se confirmó que la televisión privada en Colombia tenía una racha de genialidad que parecía no tener fin.  

Poco tiempo adelante, en 2010, llegaron producciones como 'La Pola', la cual registró los más altos índices de audiencia. De todas esa victorias se observa hoy en día con el 'El Man es Germán', un éxito aún continuado a través de una serie llena de sátira y humor que sigue llamando la atención de los televidentes por el gran desarrollo social, económico y cultural que produce en diferentes sectores, incentivando el arte, la creatividad y la innovación de propuestas que en el pasado solo parecían una posibilidad remota de la imaginación. 

Lea también: Procuraduría le pide a la Corte ordenar la captura de 'Jesús Santrich'.

Por estas razones, lo único cierto es que la televisión colombiana es un espacio que ha brindado la posibilidad de celebrar los sueños y las más grandes hazañas de los colombianos ilustres. Es también un escenario que se sigue consolidando ante las exigentes demandas de  los ciudadanos, que cada día son más críticos, inconformes y buscan mejor calidad de contenidos que los hagan más felices y que les permitan entender mejor las dificultades propias de la vida.

Fuente
Sistema Integrado Digital