Estaba jugando en una 'maquinita'
Imagen ilustrada
24 Ene 2021 09:01 AM

Sexta masacre de 2021: cuatro personas fueron asesinadas en Buga, Valle

Según el reporte preliminar, otras tres resultaron heridas.
Lina
Cárdenas
@liniscar

Una nueva masacre se confirma en Colombia, en zona rural de Buga, centro del Valle del Cauca.

Se trata de al menos cuatro personas asesinadas, como resultado de una incursión armada de una organización hasta el momento desconocida, la cual también dejó como saldo alrededor de otras tres personas heridas.

Según información preliminar, los hechos se presentaron en horas de la madrugada de este domingo en el corregimiento de Cerro Rico, cuando hombres armados habrían disparado en contra de unas personas que departían dentro de una finca.

Lea también: Expulsan de Colombia a militar venezolano por supuesto espionaje

Un equipo de investigadores de la Policía Valle, de la Tercera Brigada del Ejército y del CTI de la Fiscalía se encuentran en la zona indagando los hechos y recogiendo elementos materiales de prueba.

Según el alcalde de dicho municipio, Julián Rojas, se hará un pronunciamiento oficial luego de un consejo extraordinario de seguridad que adelantarán las autoridades para establecer lo sucedido.

Esta sería la sexta masacre que se registra en el país en lo que va corrido del 2021.

Aunque hasta el momento no habría indicios de los responsables de la masacre en Buga, en el centro del Valle del Cauca operan organizaciones armadas organizadas al margen de la ley como algunos frentes del ELN y de las disidencias de las Farc.

De hecho, desde el 2020 la Fiscalía alertó sobre la presencia de Grupos Armados Organizados (GAOs) en el centro del departamento, con injerencia en Buga, Ginebra, Tuluá, Guacarí, Sevilla, San Pedro, Bugalagrande, Andalucía y Caicedonia en donde operarían hombres de la compañía Adán Izquierdo.

Le puede interesar: Hermanos Rodríguez Orejuela tienen coronavirus y piden morir en Colombia

Uno de los más recientes crímenes fue el del líder ambientalista Gonzalo Cardona Molina, de 55 años de edad, reconocido por su trabajo en las dos últimas décadas para salvar de la extinción al loro orejiamarillo, una especie endémica de Colombia que para 1990 estaba cerca a desaparecer.

Su cuerpo fue hallado semidesnudo en zona rural de Tuluá, Valle.