agua-Colprensa.jpg
Imagen de referencia tomada de Ingimage.
7 Jun 2017 03:30 AM

Seis mil habitantes de Zambrano, Bolívar, sin agua por obras sin terminar

Las obras sin terminar de un tanque elevado tienen sin agua potable a 6 mil habitantes de la población. Un investigación por responsabilidad fiscal de la Contraloría tendría frenada de la construcción.
La
Fm

Un sector de la población de Zambrano, Bolívar, asegura sentirse indignado por la parálisis de las obras de un tanque para el almacenamiento de agua potable, un proyecto anunciado hace tres años y que prometió garantizar el suministro del líquido a 6.000 habitantes asentados en seis barrios del municipio. Los habitantes advierten que están frente a un elefante blanco.

Los pobladores señalan al alcalde actual, Alberto Murillo Palmera, de no tener voluntad para terminar la obra. Sin embargo, el mandatario afirmó que la Contraloría departamental investiga los retrasos y presuntos sobrecostos por más de 100 millones.

Jimmy Cruzate, líder cívico, señaló que “la comunidad de Zambrano tiene el derecho del disfrute de esa millonaria obra que resolvería de la problemática del servicio de agua potable, no existen razones jurídicas que impidan culminar la obra. Y que la contraloría lo ha requerido (al alcalde) para culminar la obra”.

Por el momento, la comunidad de esos seis barrios esperan que el alcalde agilice las gestiones administrativas que permitan destrabar la obra y así ponerla en funcionamiento.

El historial de la obra

En noviembre de 2013, el mandatario de esa época, Sebastián Cañas Asís, anunció que hizo un empréstito por 600 millones de pesos para la ejecución de la obra, dicha deuda se pagaría con recursos del Sistema general de participación (Agua y saneamiento básico) y aseguró que eso eliminaría los problemas de suministro del agua en seis comunidades.

En 2014, las obras del tanque de almacenamiento de agua potable alcanzaron un 63% de ejecución; sin embargo, el alcalde Sebastián Cañas Asís fue suspendido de su cargo, y luego la Contraloría Departamental de Bolívar abrió un proceso de responsabilidad fiscal contra el mandatario por el presunto faltante de 100 millones de pesos.

En 2016, el nuevo mandatario, Alberto Murillo Palmera, manifestó estar dispuesto a poner en funcionamiento la obra.