Jaime Garzón
Jaime Garzón
Colprensa
13 Ago 2020 05:40 PM

Las lecciones que deja Jaime Garzón al país tras 21 años de su asesinato

El periodista y humorista fue asesinado el 13 de agosto de 1999 por orden de Carlos Castaño.
Miguel Valencia
Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf

El país aún se estremece al recordar la muerte del humorista y periodista Jaime Garzón Forero, que fue asesinado el 13 de agosto de 1999 a manos de sicarios enviados por Carlos Castaño. Su muerte es recordada como la muestra de la dolorosa realidad que ha vivido Colombia durante décadas, una donde la violencia y las armas han logrado silenciar las voces divergentes.

Lea también: Colombia supera los 430.000 casos de coronavirus

Estas son algunas de las lecciones más importantes que Jaime Garzón deja para recordar en los 21 años de su muerte:

  •  Un optimista apasionado: Jaime Garzón fue un fiel creyente de que la situación de violencia y de profunda desigualdad que vivía Colombia se podía solucionar. Para él era cuestión de que los ciudadanos asumieran su papel como principal ente de transformación de una sociedad.
  •  Sentido de pertenencia : Jaime Garzón resaltó un problema fundamental: "En Colombia, no hay colombianos. Todos, teniendo en cuenta su clase social, se sienten más afines con otra nación. Los de la clase alta se sienten europeos, los de la clase media se sienten gringos y los de la clase baja se sienten mexicanos ".
  •  Humor:  En un momento delicado donde cualquiera guardaría silencio o prudencia, Jaime Garzón aparecía para "mamar gallo". Lo hacía con todo, sin importar la inclinación política de su interlocutor o por la decencia de mantener un mínimo grado de prudencia. Para é no había tema del cual no se pudiese hablar. Esta fue la forma de hacerle ver a los jóvenes de su generación que con miedo y sin risas no es una buena forma de vivir
  • Pacifismo : A través de sus conferencias y en su papel como negociador en la entrega de secuestrados, quiso mostrarle al país que el camino hacia un mejor porvenir es uno en el que no se incluya una lluvia de de proyectiles, sino en el que primara el diálogo y la educación como pilares de una sociedad educada que quiere encontrar la paz.