Negociadores del Gobierno y el ELN
El Gobierno y el ELN durante negociaciones en La Habana (Cuba).
Foto: Twitter @eln_paz
2 Jul 2018 04:27 AM

Gobierno y ELN retoman diálogo con trabas en cese al fuego

Este será el último ciclo de diálogos durante el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.
Daniel
Arias Bonfante
@AriasBonfante

El gobierno de Colombia y la guerrilla ELN retoman hoy en La Habana el último ciclo de diálogos bajo la gestión del presidente Juan Manuel Santos, con dificultades para un alto al fuego y sin garantías para cumplir compromisos, denunció el grupo insurgente.

Según un comunicado del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la delegación del gobierno no garantiza la "reciprocidad de las dos partes en el cumplimiento de los acuerdos" y tampoco "la ejecución de las transformaciones propuestas en el proceso y acordadas en la Mesa".

La última guerrilla activa de Colombia aseguró que "persisten diferencias que impiden firmar un nuevo acuerdo de cese al fuego bilateral".

Entre ellas se encuentra el hecho de que "el Gobierno no acepte el Derecho Internacional Humanitario (DIH) como el referente común para pactar acciones y acuerdos humanitarios", aseguran en su comunicado.

Consideran también que "el Gobierno se abroga la facultad de calificar hechos y actuar contra el ELN, sin previo informe y calificación del Mecanismo de Veeduría y Verificación".

Para el ELN, con el cese al fuego se debe "avanzar en la solución de la persecución, asesinatos y judicialización a los líderes y lideresas de los movimientos sociales".

El ELN, una guerrilla cristiana nacida bajo el influjo de la revolución cubana, cumple 54 años de existencia este 4 de julio.

Cada ciclo de conversación con el gobierno se ha extendido por cinco semanas, que en este caso coincidirá con el fin del gobierno de Santos y el inicio de la gestión el 7 de agosto del derechista Iván Duque, un crítico de las negociaciones.

Cuba acogió desde mayo de este año la segunda parte del quinto ciclo de diálogos y ahora hará lo propio con el sexto ciclo. Antes, las conversaciones se realizaban en Quito.

Duque, heredero político del expresidente Álvaro Uribe, pide la concentración con verificación internacional de la guerrilla y que ésta cese sus "actividades criminales" para mantener las conversaciones de paz.

Aunque está a favor de la reinserción social de los miembros del ELN, considera que sus líderes deben ser penalizados judicialmente y se opone a que éstos ingresen a la vida política sin antes pagar un mínimo de cárcel.

También ha pedido revisar el acuerdo que desmovilizó y convirtió en partido político a la poderosa guerrilla FARC en 2016, también negociado en La Habana.

En su comunicado, el ELN aseguró que "sigue firme en el propósito de lograr la solución política al conflicto, erradicar la violencia de la política y realizar los cambios básicos urgentes".

A continuación el comunicado emitido por el ELN

JULIO ES UN MES CRUCIAL PARA LA PAZ

El lunes 2 de julio inicia el Sexto Ciclo de la Mesa de Conversaciones entre el Gobierno de Santos y el Ejército de Liberación Nacional; en un momento difícil porque,

La Delegación del Gobierno ha dicho que no puede adquirir compromisos, como estos:
“El Estado garantizará el cumplimiento y la ejecución de las transformaciones propuestas  en el proceso y acordadas en la Mesa”.

“Habrá reciprocidad de las dos partes en el cumplimiento de los acuerdos”.

El Gobierno condiciona el diseño completo y el inicio de la “Participación de la Sociedad en la construcción de la paz,” a que previamente se acuerde un cese al fuego.
Las propuestas e iniciativas que arrojen el proceso de Participación, son la base para que la Mesa aborde los acuerdos previstos sobre transformaciones.

Pero subsisten contradicciones sobre la amplitud de la participación en los territorios y sectores sociales, la metodología y diseño para recoger las Conclusiones, y sobre la incidencia efectiva de los mismos.

Persisten diferencias que impiden firmar un nuevo acuerdo de cese al fuego bilateral, dado que:

*El Gobierno no acepta el Derecho Internacional humanitario (DIH) como el referente común para pactar acciones y acuerdos humanitarios; y

*El Gobierno se abroga la facultad de calificar hechos y actuar contra el ELN, sin previo informe y calificación del Mecanismo de Veeduría y Verificación.

* Insistimos en que este cese debe avanzar en la solución de la persecución, asesinatos y judicialización a los líderes y lideresas de los movimientos sociales.

* Propusimos al Gobierno hacer durante el tiempo del cese, estos 5 ajustes a la política minero-energética: Respetar y garantizar las consultas populares previas; congelar la venta de oleoductos estatales que está en curso; incrementar las medidas de protección a los líderes y lideresas vinculados a las organizaciones ambientales y minero energéticas; dar curso a un Diálogo Nacional, Ambiental, Minero-Energético.

 

Además, la Mesa tiene aún pendiente por habilitar el plan de Comunicación y Pedagogía para la paz; el Acuerdo de desminado humanitario para el Chinchal, El Sandé y La Montaña, en Nariño; y pactar la forma de implementación de la propuesta de Acuerdo Humanitario Ya para el Chocó.
 

Igualmente nos preocupa, los propósitos de la bancada de la derecha en el Congreso, quien persigue reducir a su más mínima expresión, lo que queda de los Acuerdos firmados con las FARC-EP.
 

El ELN sigue firme en el propósito de lograr la solución política al conflicto, erradicar la violencia de la política y realizar los cambios básicos urgentes; objetivos en los que coincidimos con las fuerzas que en Colombia defienden la paz con trasformaciones, y nos alienta el respaldo que la comunidad internacional mantiene al logro de un país en paz y justicia social.
 

Delegación de Diálogos del ELN

La Habana, Primero de julio de 2018.