Youtubers campesinos ganan botón de reconocimiento
Youtubers campesinos ganan botón de reconocimiento
Nubia e hijos
10 Jun 2020 02:01 PM

Familia campesina youtuber recibe el botón plateado

El canal de 'Nubia e hijos' ya cuenta con 451.000 seguidores.
Miguel Valencia
Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf

¿Qué se necesita para ser viral por redes sociales? Hay muchos libros, conferencias y consejos sobre el tema, pero casi todos concuerdan en que la naturalidad y ofrecer algo original son la receta del éxito de los grandes influencers. Nubia e hijos, con su canal de YouTube, ya están dando cátedra de cómo obtener un arrollador éxito por redes sociales.

Su canal, que tiene algo más de dos meses de existencia, donde enseñan a sembrar huertos verticales desde la comodidad del hogar, brindan conocimiento sobre plantas y cultivos e incluso venden alimentos, ya cuentan con 451.000 seguidores.

Lea también: Youtubers campesinos enseñan a sembrar un huerto en casa

Y es que justamente por tener un crecimiento de 100.000 seguidores en un día fue que YouTube decidió premiarlos con el botón plateado.

Nubia, la madre de los dos pequeños que la acompañan en los programas, habló de este triunfo con la misma naturalidad de siempre y recalcó que significaba mucho para ella y sus hijos: "Primero darles gracias a Dios y la santísima Virgen por todas las bendiciones que nos han dado y  a nuestros seguidores por darnos like a nuestros videos (...) Ahora vamos a celebrar con un sancocho campesino".

Después de enseñar las formas de prender el fuego de manera natural y empezar a cocinar con leña la suculenta comida, indicaron que van a repartir unos mercados y pidieron sugerencias a sus seguidores para darle mayor forma a sus contenidos.

Lea también: La familia campesina Youtuber que conmueve a Colombia

En Colombia, estos youtubers han recibido un apoyo multitudinario de parte de personas que aprecian la combinación del mundo rural difundido en las plataformas digitales, una propuesta audiovisual que busca según ellos mismos lo dicen, "que nadie se acueste sin comer".

Lo anterior cobra un especial sentido en medio de la cuarentena obligatoria, donde el mundo del campo recobró el especial valor que las grandes ciudades le habían restado con su aparente creencia de progreso.