Plaza de Bolívar
Los vendedores de maíz en la Plaza de Bolívar
Colprensa
3 Oct 2019 09:51 AM

Así le fue a Bogotá en la intención de reducir palomas en Plaza de Bolívar

Las heces fecales en este emblemático lugar del país representaba un problema.

El Instituto de Protección y Bienestar Animal, bajo la coordinación de la Alcaldía de Bogotá y la Secretaría de Gobierno Distrital, lideró y ejecutó el proceso de intervención de la Carrera Séptima y la Plaza de Bolívar denominado ‘Distrito Alas’.   

La estrategia, buscaba la reducción de aves que habitaban en los corredores de la Plaza de Bolívar que, debido a su aglomeración y sobrepoblación, causaban problemas de salud pública a los bogotanos y turistas que visitaban la zona.   

Esta intervención ha dado como resultado principal la reducción del número de aves en la Plaza de Bolívar pasando de 1.862 animales en noviembre de 2018 a 450 en septiembre de 2019.  

Dentro de esas medidas encaminadas a la reducción de palomas y recuperación de la zona, también se implementó la sensibilización a turistas y ciudadanos que en los últimos meses han dejado la costumbre de alimentar las aves en los corredores de la Plaza de Bolívar.

Cabe destacar que la intervención del lugar se llevó a cabo luego de la realización de un estudio adelantado por el equipo de investigación del Instituto según el cual, existía sobrepoblación de palomas debido a la sobreoferta alimenticia que reciben estas aves por cuenta de los ciudadanos

Sin embargo, estos animales no fueron dejados a la deriva pues la estrategia de intervención contó además con la creación del primer Centro de Atención de Palomas, lugar en el que más de 900 aves han sido atendidas para recibir tratamiento médico.  

“La sobre oferta alimenticia que se estaba presentando en la Plaza de Bolívar llevó a una sobrepoblación de palomas. Esto ocasionaba que algunas personas presentaran problemas de salud, relacionados con dificultades respiratorias”, indicó, Catalina Rivera, directora del Instituto de Protección y Bienestar Animal.  

Y agregó: “En el momento en el que haya menos palomas, la salud pública de la población se verá beneficia, ya que se disminuirá la contaminación ambiental en el lugar, y se reducirán las posibles afectaciones a la salud humana que se venían presentando”. 

Este proceso se adelantó luego de tener en cuenta las series dificultades que estaban causando las aves en el lugar. 

Fuente
Sistema Integrado Digital