12 Oct 2016 11:30 AM

"Presos políticos", a la espera de instrucciones del ELN

En un documento esa guerrilla dejó constancia de la inclusión de esta población en los diálogos de paz con el Gobierno colombiano. 
El jefe máximo de la guerrilla del ELN envío una carta a todos los "presos políticos" del país en la que asegura que su participación en el proceso de paz es de vital importancia.
 
"Les escribo estas líneas, no como un compromiso ocasional con la fecha del calendario que asociamos a su condición de detenidos y detenidas políticas, sino como la manifestación de un sincero reconocimiento a ustedes, que han asumido con dignidad la vida entre los barrotes", dice el documento firmado por Nicolas R. Bautista, alias Gabino, jefe máximo del ELN.
 
Ante esto, la ONG Fundación Comité de Solidaridad con los "Presos Políticos", en cabeza de Franklin Castañeda, aseguró que es un gesto de inclusión por parte de esta guerrilla a la población que esta privada de la libertad y es calificado como preso político.
 
"Nosotros vemos con buenos ojos que los detenidos en general y los políticos en particular puedan ser incluidos en ese dialogo, pero también hay que recordar que el ELN se ha caracterizado por vincular en los diálogos a sus detenidos; casos como el de Francisco Galán o el de Felipe Torres que durante mucho tiempo fueron los voceros autorizados a nivel público o casos como los detenidos de la Zona Técnica de Bellavista, que para nadie es un secreto han jugado un papel fundamental", dijo. 
 
El grupo de guerrilleros que saldría de las cárceles, tal y como lo había asegurado el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve o mismo Frank Pearl, sería evaluado por esa guerrilla, en número y participación, ya que serán ellos quienes determinarían el papel de cada uno en el proceso. 
 
 
-La carta de ELN -
 
Compañeras y compañeros Presos políticos, Fraterno y solidario abrazo.
 
En este venidero 15 de octubre, día de las y los Presos Políticos, nada mas necesario y fraterno que compartir con ustedes las reflexiones que pueden caber en una carta en las particulares circunstancias.
 
En estos momentos de alta relevancia en la vida del país, la lealtad de hombres y mujeres con la causa de los humildes, aún en las pruebas más difíciles y en circunstancias adversas, como la que viven ustedes, reafirman la justeza del camino elegido.
 
Les escribo estas líneas, no como un compromiso ocasional con la fecha del calendario que asociamos a su condición de detenidos y detenidas políticas, sino como la manifestación de un sincero reconocimiento a ustedes, que han asumido con dignidad la vida entre los barrotes de la indiferencia y el silencio que encierran las ideas, pero que jamás mella la voluntad de luchar para alcanzar una nueva Colombia, cimentada en la justicia y en el valor de una democracia auténtica, de mayorías. Esa voluntad se ha convertido en nuestra razón a lo largo de los años y hoy, más que ayer, debe guiarnos en las dificultades e incertidumbres; es nuestra moral y firmeza.
 
Con todas y todos ustedes seguiremos firmes en medio de la lucha revolucionaria y popular, buscando lograr la paz de Colombia, ella, como lo hemos dicho desde hace más de veinte años, resultará de la inclusión de las mayorías que anhelan cambios y transformaciones en su calidad de vida. Una vida digna  para el buen vivir, es lo que nos proponemos alcanzar con la fuerza primordial del pueblo y la nación, con las comunidades y sus organizaciones. Sin la participación de toda la sociedad, la paz de Colombia es un imposible.
 
Desde las prisiones, los detenidos y detenidas políticas, quienes  soportan los vejámenes de un sistema que castiga los fines altruistas y premia la corrupción y el robo a señores de corbata, requieren inclusión visible y decidida en el proceso de paz; 7.000 prisioneros políticos junto a otros internos, sindicados y condenados suman una población de más de 121.600 colombianos recluidos en las cárceles que  no puede ser desconocida ni privada de su derecho a participar en la construcción de la paz, en tal sentido es indispensable canalizar los esfuerzos desde  fuera y desde dentro de las prisiones para lograrlo. Este llamado debe extenderse al país para que lo aliente y lo respalde.
 
Este Propósito requiere particulares esfuerzos para promover espacios de organización donde además de los presos políticos se vinculen los demás prisioneros, participen las organizaciones de DD.HH que los atienden, familiares y allegados y se amplíen estos espacios de la manera más creativa y dinámica. Asumir con fortaleza este compromiso es un reto indispensable.
 
La inhumana conducta estatal con todos los presos colombianos traducida en hacinamiento, carencia de salud, alimentación, recreación, estudio así como la discriminación al interior de los penales, los castigos salvajes y una cantidad innumerable de violaciones a los DD.HH. violenta su dignidad y sus derechos, hoy se hace más urgente la lucha por superar tal situación y la crisis carcelaria; hacemos un reconocimiento a quienes basados en los Derechos Humanos y el derecho a la lucha y la protesta, trabajan con ahínco y  firmeza por mejorar sus condiciones.
 
Desde donde a cada uno nos ha correspondido el accionar rebelde, hay que proseguir en la lucha por la vida, la libertad,  la justicia y la paz; en últimas, la lucha por las transformaciones para alcanzar una Colombia en paz.
 
Cuando se abra la Fase Pública entre el Gobierno y el ELN asunto que se habrá anunciado cuando esta les llegue, ustedes harán parte de quienes deben ser protagonistas del proceso de paz.
 
Fraternalmente,
 
Nicolás Rodríguez Bautista.
Fuente
Sistema Integrado Digital