Hezbolá
AFP
13 Ene 2020 11:15 AM

Tropas de EE.UU. deben irse, vivas o muertas, de Medio Oriente: Grupo chiíta libanés

El grupo rebelde libanés lanza la amenaza luego de que Estados Unidos matara en Irak al general iraní, Qasem Soleimani.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

El líder del grupo chiíta libanés Hezbolá advirtió que las tropas de Estados Unidos en Oriente Medio deben abandonar la región "vivas o muertas" en las próximas semanas, después de que Washington matara en Irak al comandante iraní Qasem Soleimani, aliado del movimiento libanés.

"En los próximos días y semanas, Estados Unidos debe abandonar la región. La alternativa a que los soldados se marchen vivos, es que lo hagan muertos, en ataúdes", advirtió Hasan Nasrallah en un largo discurso retransmitido por televisión, el segundo que ofrece desde el asesinato de Soleimani.

Lea también: Irán niega haber querido "encubrir" caso del avión derribado

El líder afirmó que la respuesta al bombardeo selectivo que Estados Unidos efectuó la madrugada del 3 de enero en Bagdad contra líderes militares chiítas "no es una sola operación sino un largo camino que debe llevar a cancelar la presencia de las fuerzas americanas de la región".

Asimismo, agregó que el ataque lanzado por Irán el 8 de enero en represalia por la muerte de Soleimani contra la base militar de Ain al Asad, en suelo iraquí y con presencia de tropas estadounidenses, "no es el final, es una bofetada".

"Los americanos dicen que el mundo es más seguro después de la muerte de Soleimani, pero yo les digo que van a descubrir que están equivocados con la sangre y el mundo no va a ser el mismo después de la muerte de Soleimani", vaticinó Nasrallah

Le puede interesar: Actividad del volcán Taal desata estado de alerta en Filipinas

Esta no es la primera vez que se jura venganza por el asesinato del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, destacado aliado de Hezbolá y que coordinaba la lucha de las milicias chiítas en Siria en el bando del presidente Bashar al Asad.

A pesar de la presencia de Hezbolá en el Líbano, Estados Unidos tiene una estrecha relación con el Líbano y aporta sumas de dinero para apoyar a las tropas libanesas así como otros proyectos humanitarios.