JeffSessionsafp.jpg
Jeff Sessions, senador / AFP
10 Ene 2017 01:13 PM

Protestas contra Jeff Sessions cuando presentaba candidatura a ser fiscal de Trump

La nominación del senador, para que sea jefe del organismo acusador en ese país, ha desatado gran polémica.
La
Fm

Varios manifestantes, algunos con túnicas del Ku Klux Klan, interrumpieron hoy repetidamente la declaración que el polémico senador Jeff Sessions prestó en un comité del Senado de EE.UU. para defender su candidatura a convertirse en el futuro fiscal general de Donald Trump.

"¡No a Trump, no a un EE.UU. fascista, no al Ku Klux Klan (KKK)", gritaron tres manifestantes que fueron sacados a la fuerza por agentes de seguridad de la sala del comité judicial del Senado, donde se celebró la audiencia.

[caption id="attachment_23641" align="alignnone" width="768"] Uno de los manifestantes / Foto de AFP[/caption]

La nominación de Sessions como jefe de la Justicia de EE.UU. ha generado un gran malestar entre organizaciones como la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) que consideran "racista" al senador y critican las duras posturas en inmigración que ha defendido durante sus 20 años en la Cámara alta.

Gran parte de los manifestantes que protestaron hoy en la audiencia de Sessions estaban vestidos de rojo y rosa y pertenecen a la organización pacifista "Codepink".

[caption id="attachment_23642" align="alignnone" width="768"] Uno de los manifestantes / Foto de AFP[/caption]

Cuando entró Sessions en la sala, dos hombres se pusieron de pie sobre sus sillas y mostraron su vestido blanco y un sombrero en punta que imitaba el característico del Ku Klux Klan, mientras gritaban al senador por Alabama para darle las gracias por "representarles" en el nuevo Gobierno. "¡No puedes detenerme. Soy un hombre blanco y los hombres blancos no pueden ser arrestados!", grito uno de los varones, mientras los agentes de seguridad lo obligaban a salir de la sala.

[caption id="attachment_23643" align="alignnone" width="768"] Uno de los manifestantes / Foto de AFP[/caption]

Jeff Sessions

El senador republicano Jeff Sessions, nominado por el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, para ser su fiscal general, se comprometió hoy ante un comité del Senado a ser la voz de la razón del futuro Gobierno y a decir "no" al millonario neoyorquino "si se excede" en su poder.

Sessions se sometió hoy a las preguntas de los legisladores del comité judicial del Senado, cámara de la que depende su confirmación como cabeza del Departamento de Justicia. Conocido por sus duras posturas en inmigración y sus propuestas para implementar "la ley y el orden", Sessions defendió la independencia del cargo al que aspira y consideró que cualquiera que los desempeñe debe poner la ley y la Constitución por encima de sus creencias. "(Esa persona) debe estar comprometida a seguir la ley. Él o ella deben estar dispuestos a decir 'no' al presidente si se excede. No debe ser una persona que autoriza sin cuestionar", afirmó Sessions.

El senador dejó entrever desacuerdos con Trump en varios puntos, como en la idea del millonario de prohibir la entrada de los musulmanes a EE.UU. para evitar atentados terroristas. "No apoyo la idea de que se les niegue la entrada al país a los musulmanes como grupo religioso", dijo hoy Sessions, que también se desmarcó de la promesa de Trump de restaurar la tortura por ahogamiento simulado a sospechosos de terrorismo, una polémica práctica que prohibió en 2009 el presidente Barack Obama.

Sessions también se comprometió a inhibirse de cualquier investigación sobre la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, por las polémicas donaciones a la Fundación Clinton o por el uso que hizo de servidores de correo privados para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado (2009-2013). "No debe permitirse que una disputa política se convierta en una disputa penal (...) Este país no castiga a sus enemigos políticos, este país se asegura de que nadie está por encima de la ley", afirmó Sessions.

Durante la campaña electoral, Trump prometió que haría que su futuro fiscal general designara a un fiscal especial para investigar a Clinton, a quien también prometió encerrar en la cárcel. La nominación de Sessions ha generado un gran malestar entre organizaciones como la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) y más de 1.400 profesores de Derecho de EE.UU., que enviaron cartas al comité judicial del Senado para alertar del "racismo" del senador.

De hecho, varios manifestantes, algunos vestidos con las túnicas blancas y sombreros en punta como los del Ku Klux Klan, interrumpieron en varias ocasiones la declaración de Sessions con gritos como: "¡No a Trump, no a un Estados Unidos fascista, no al Ku Klux Klan". En su declaración, Sessions calificó de "falsas" algunas de las acusaciones que se han lanzado contra él, como que persiguió a los defensores de los derechos civiles de los afroamericanos y apoyó al grupo racista Ku Klux Klan durante su etapa como fiscal para el distrito sur de Alabama (1981-1993). "Aborrezco al Ku Klux Klan, lo que representa y su odiosa ideología", aseguró Sessions.

El senador despreció la "caricatura" que se ha pintado de él y de la audiencia en la que, hace 30 años, el comité judicial del Senado rechazó su candidatura para convertirse en juez de una corte de Alabama, puesto al que le había nominado Ronald Reagan. No obstante, Sessions defendió sus duras ideas sobre inmigración y expresó que apoyaría acabar con el programa de Acción Diferida (DACA), que ha permitido frenar la deportación de 750.000 jóvenes que llegaron al país de niños y que son conocidos como "dreamers" (soñadores).

El senador llamó "amnistía masiva" a ese programa y consideró "muy cuestionable" la constitucionalidad de ese plan migratorio, proclamado por el presidente Barack Obama en 2012 y que, al haber sido puesto en vigor por decreto, puede ser eliminado por Trump haciendo uso del mismo poder Ejecutivo. "Fundamentalmente, necesitamos arreglar este sistema de inmigración", subrayó Sessions, quien en 2007 y 2013 votó en contra de dos proyectos legislativos que buscaban abrir un camino a la ciudadanía para algunos de los 11 millones de indocumentados que se calcula que viven en el país.

La nota de color de la audiencia la pusieron, además de las protestas, cuatro de las nietas de Sessions que se sentaron en las primeras filas y entre las que destacó la más pequeña de todas, con un lazo blanco en el pelo y que interrumpió con algunos sonidos a los legisladores. La oposición demócrata no tiene los votos necesarios para bloquear la confirmación de Sessions y, por ello, está tratando de abrir una grieta entre las filas conservadoras.

Después de varias audiencias en el comité judicial, Sessions se enfrentará al voto del pleno de la Cámara alta, donde su confirmación parece factible debido a que necesita el voto favorable de 51 de los cien senadores y los republicanos cuentan con una mayoría de 52 escaños. La votación sobre el nombramiento de Sessions no podrá producirse hasta después del 20 de enero, cuando Trump será investido como presidente.