Restaurantes en Francia reabren
Restaurantes en Francia reabren pese a prohibición.
AFP
1 Feb 2021 11:04 AM

En Francia restaurantes reabren pese a prohibición; Gobierno les quitará ayudas

Bares y restaurantes iniciaron un movimiento simbólico para defender su "derecho a trabajar" porque aseguran que ya no pueden más cerrados.
Agencia
AFP

Con la persiana de sus establecimientos abajo desde finales de octubre debido a la pandemia, algunos dueños de restaurantes franceses reabrieron este lunes simbólicamente para defender su "derecho a trabajar" aún a riesgo de sanciones y de perder las ayudas financieras del Estado.

Detrás de este movimiento de protesta se encuentra un chef de Besançon (este) que había anunciado que reabriría el lunes 1 de febrero su establecimiento, animando a sus colegas a que le imitaran.

El chef, Stéphan Turillon afirma querer "iniciar un diálogo" con el Estado. "No se combate la pandemia cerrándolo todo", dijo a la AFP mientras daba de comer, bajo una carpa en el exterior de su restaurante, a un centenar de clientes.

El ministro de Economía Bruno Le Maire alertó este lunes en la radio RTL que los bares y restaurantes que abrieran "verán suspendidas" durante un mes las ayudas del fondo de solidaridad del Estado. Y de forma definitiva si reincidían.

Los restaurantes y otros negocios obligados a cerrar por la pandemia pueden optar a ayudas de 10.000 euros (12.000 dólares) al mes o una compensación del 20% de sus ingresos, con un máximo de 200.000 euros mensuales. Sin embargo, la iniciativa la siguieron por toda Francia este lunes.

En su bar de Ligescourt (norte), Kathia Boucher instaló a sus clientes respetando las distancias de seguridad, en sillas alternas. En la isla de Córcega (sur), Nathalie Vicens abrió de "forma simbólica" para media docena de amigos. Uno de los invitados que prefirió mantener el anonimato calificó el gesto de "desobediencia civil: hay momentos en que es necesaria y por ahora no se ve mucho". Vicens espera que "esto haga reflexionar al poder político para que encuentren otra solución al cierre total".

Los restaurantes están cerrados desde el 30 de octubre en Francia y solo pueden vender comida para llevar. El gobierno no prevé su reapertura antes de mediados de febrero, como pronto.

Amenazas "ridículas"

El propietario de un restaurante en Lyon (sureste), Yannick Moulin, de 41 años considera las amenazas del ministro de Economía "ridículas". Su establecimiento abrió este lunes por "solidaridad" -pero discretamente, en el sótano-.

"Tengo que pagar créditos y un alquiler de 5.000 euros al mes: los 10.000 euros del fondo de ayudas no me bastan". Ya el 27 de enero un propietario de restaurante de Niza (sureste) se rebeló contra la medida que prohíbe servir comida en el interior de los establecimientos y dio de comer a 100 personas al mediodía, lo que le costó dormir en la comisaria.

Durante el jueves y el viernes pasado, la policía de París procedió al cierre de 24 restaurantes "clandestinos" que trabajaban con la persiana abajo. "Para los dueños de restaurantes, es muy duro económicamente y moralmente", reconoció Bruno Le Maire en la radio RTL, "pero eso no justifica saltarse unas normas que son normas sanitarias".

El viernes, una patrulla de policía de París multó a diez jueces que comían en un restaurante justo a lado de la jefatura de policía de la capital. Se trata de "unos pocos casos aislados en Francia", pero "no quiero que se extienda y se convierta en una costumbre", alertó Le Maire.

Con una media de 20.000 nuevos casos al día, y más de 76.000 muertos desde el inicio de la pandemia, el gobierno francés busca evitar a todo precio un nuevo confinamiento y anunció el sábado el cierre de los centros comerciales no alimentarios de más de 20.000 metros cuadrados.

Fuente
AFP