Washington Casa Blanca
AFP
14 Abr 2020 09:27 PM

EE.UU. registró más de 2.200 muertes por COVID-19 en menos de 24 horas

Esta se convierte en el peor balance diario para un país.

Luego de dos días a la baja, Estados Unidos registró un récord de más de 2.200 muertes por el nuevo coronavirus en 24 horas, el peor balance diario para un país, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Los decesos diarios habían bajado a alrededor de 1.500 el domingo y el lunes, pero Estados Unidos contabilizó 2.228 muertes, según cifras de la universidad -centro de referencia en el tema.

Lea también: Perú supera los 10.000 casos de COVID-19

De esta manera, la pandemia se ha cobrado hasta ahora la vida de 25.757 personas en Estados Unidos, el mayor número para un país.

El récord anterior para el número de muertes en un día (2.108) se había dado el viernes también en Estados Unidos.

Estados Unidos se ha convertido en el país con más difuntos del mundo este fin de semana, por delante de Italia (total de más de 21.000 muertos), España (más de 18.000) y Francia (más de 15.700) que, sin embargo, tienen poblaciones mucho más pequeñas.

También la nación norteamericana tiene desde fines de marzo el mayor número de casos de contagio declarados oficialmente, y cruzó el lunes la marca de 600.000 infectados. Se han realizado alrededor de 3 millones de pruebas en el país.

El epicentro de la epidemia estadounidense todavía se encuentra en Nueva York, donde se confirma una desaceleración, sin embargo, con los ingresos hospitalarios en declive.

Le puede interesar: Con 571 muertes por COVID-19, en Florida empiezan a circular morgues móviles

El estado de Nueva York registró 778 muertes en las últimas 24 horas, por encima de las 671 del día anterior, elevando a 10.834 el número total de fallecidos.

"En la oscuridad podemos ver rayos de luz", dijo el presidente Donald Trump durante su conferencia de prensa diaria sobre la pandemia el martes.

Las predicciones del número de muertes en los Estados Unidos, según el modelo más citado (Ihme), que tiene en cuenta cómo ha evolucionado la epidemia en China y Europa, son para la primera ola de alrededor de 70.000 muertes.