El siniestro del bus en Quito
El siniestro del bus en Quito
AFP
15 Ago 2018 06:49 AM

Dennis Bueno, sobreviviente del accidente en Quito: mi esposo era quien manejaba el bus 

Según dijo, eran 37 personas que salieron de excursión y aún no sabe cuál fue la dimensión de la tragedia. 
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

Dennis Bueno, sobreviviente del accidente en Quito, aseguró, desde el Hospital Calderón de Quito, que no conoce aún la dimensión de la tragedia. De acuerdo con su relato, su esposo era el conductor del vehículo que se accidentó, en hechos que cobraron la vida de 24 personas. 

Lea también: Javier Jaramillo: empresa de accidente de bus en Ecuador tendría multa de $510 millones

Bueno aseguró, como lo han hecho otras personas, que el viaje fue gratis. No obstante, dice no recordar quién estaba a cargo, quién asumió los costos. Aparte de ello, otros familiares de sobrevivientes han dicho que el viaje tenía motivación religiosa. La mujer aprovechó la comunicación para pedir algún tipo de noticia de su familia. 

Oriunda de Cali, la mujer dijo que lo único que podía recordar es que eran 37 las personas que emprendieron el viaje y que su esposo iba al volante. Desde el hospital sostuvo que fue informada que sufrió una fractura y espera hablar con su familia en breve. Otras versiones apuntan a que el viaje no era religioso, sino turístico. 

Lea también: Marta Isabel González, sobreviviente del accidente en Quito, y el misterio de quién organizó el viaje

De igual manera, que el bus presentó fallas mecánicas, razón por le cual estuvo detenido por más de un día. La empresa a cargo del mismo aseguró que no se explica por qué el vehículo estaba fuera del país. 

Dennis Bueno, sobreviviente del accidente en Quito

El siniestro

Un accidente en el que se vieron involucrados un autobús y un todoterreno en una carretera unos 30 kilómetros al este de Quito dejó 24 víctimas mortales y 22 heridos de nacionalidad colombiana, venezolana y ecuatoriana.

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, dispuso la destitución del director de Policía de Tránsito involucrado, del director de la Comisión de Tránsito del Ecuador y "de toda la cadena de mando que no ejerció el debido control", después de que se revelaran negligencias a la hora de autorizar la entrada del autobús al país, y que no disponía de licencia para viajes internacionales. El suceso se produjo a las 2.55 hora local en el kilómetro 8 de la vía Pifo-Papallacta, a la altura del barrio "El Carmen", en un sector conocido como la "curva de la muerte".

"Sentimos como una sacudida, como si viniera un temblor grande, como si algo reventara, yo salí corriendo sin zapatos del susto, subí a la terraza y vi que la gente estaba gritando, llorando y pidiendo ayuda", explicó Olga Guambi, de 53 años de edad, vecina de una de las viviendas afectadas por el impacto del autobús.

Restos de los asientos ensangrentados, del chasis y la carcasa del autobús sobre la que figuraba una imagen de la cara de un cristo de color verde, estaban esparcidos a varias decenas de metros del vehículo, convertido en un amasijo de hierros tras arrastrarse e impactar en las viviendas y volcar, según coinciden los testimonios.

Sobre las 24 víctimas mortales, la fiscal que colaboró en el levantamiento de los cadáveres, Silvana Garrido, indicó  que "se conoce que serían personas extranjeras de Colombia y Venezuela". De acuerdo a las pesquisas preliminares, el bus tenía matrícula colombiana y según documentos que se encontraron en su interior, los viajeros llegaban desde Neiva, no desde Cali, y su destino final era Lago Agrio, en la provincia ecuatoriana de Sumubíos, fronteriza con Colombia.

El jefe de Policía del distrito de Tumbaco, el comandante Roberto Padilla, dijo en el lugar de los hechos que los dos vehículos involucrados chocaron y se produjo un arrastre de aproximadamente un kilómetro. De momento se desconocen las causas, pero de acuerdo a las investigaciones preliminares todo apunta a que pudo deberse a una "falla en el sistema de frenos", según explicó el director general de Operaciones Especiales de la Policía Nacional, Patricio Carrillo, en una rueda de prensa posterior.

Las primeras pesquisas indican que el autobús entró por Lago Agrio y por la dirección que tenía al accidentarse podría haber estado en el viaje de retorno. "Tenemos conocimiento de que el vehículo tenía autorización para ingresar hasta Lago Agrio, se tiene que determinar la razón de por qué el vehículo estaba por acá", señaló Padilla.

Otra incógnita se abre en torno a los viajeros venezolanos en el autobús turístico, dado que testimonios de los heridos y las principales líneas de investigación apuntan a que eran inmigrantes que habrían abordado el vehículo en el camino. Entre los fallecidos en el accidente se cuentan tres menores que viajaban en el asiento trasero del todoterreno accidentado, de acuerdo a las autoridades locales, que presumen que son de nacionalidad ecuatoriana. "En el departamento medico legal se encuentran 24 cuerpos, tres (de) menores de edad, trece mujeres adultas, ocho hombres adultos, uno de los cuales murió en la casa de salud", reveló Carrillo.

De los 22 heridos, se ha identificado a catorce de nacionalidad colombiana, tres venezolanos y el resto son ecuatorianos. Cuatro de ellos se encuentran en situación crítica, mientras que el resto están estabilizados en diferentes hospitales de Quito, informó el viceministro de gobernanza de Salud, Carlos Durán.

La Cancillería de Ecuador mantiene permanente contacto con los consulados de Colombia y Venezuela para informar sobre la situación de los heridos así como las diligencias para identificar a los cadáveres. El accidente se produce dos días después de otro similar en Ecuador en el que doce aficionados del club local Barcelona murieron, sucesos que se repiten con relativa frecuencia en las vías del país.

Fuente
LA FM y EFE