Bernie Sanders, aspirante demócrata a la presidencia de EE.UU.
AFP
8 Abr 2020 08:51 PM

Bernie Sanders, el favorito de los jóvenes que no logra su revolución progresista en EE.UU.

Sanders perdió la candidatura demócrata a la presidencia en 2016 contra Hillary Clinton.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

El movimiento progresista que el senador Bernie Sanders proponía para transformar Estados Unidos, no ha logrado convencer al grueso de los votantes liberales. Es por eso que el veterano político de 78 años decidió este miércoles poner punto final a su campaña para lograr la nominación demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre.

"Termina la campaña, pero la lucha continúa", tituló Sanders el mensaje que mandó a sus seguidores, distribuído por su equipo electoral.

El senador por Vermont hizo este anuncio en medio de las circunstancias excepcionales por la pandemia del coronavirus, que ha afectado la campaña para las primarias, en la que, pese a partir como uno de los grandes favoritos, fue perdiendo fuerza conforme avanzaba la contienda.

Lea aquí: Mayoría de muertos por coronavirus en Nueva York son latinos

Ahora se retira tras haber conseguido 917 delegados frente a los 1.217 con los que se ha hecho su hasta ahora rival, el ex vicepresidente Joe Biden, de perfil más de centro, quien no obstante todavía está lejos de los 1.991 compromisarios que se necesitan para obtener la nominación demócrata.

"Al ver la crisis que azota la nación, no puedo continuar en buena conciencia con una campaña que no puedo ganar y que interferiría en el importante trabajo requerido por todos nosotros en esta difícil hora", dijo Sanders. El favorito de los jóvenes

Sanders era el aspirante de más edad pero al mismo tiempo el candidato de los jóvenes estadounidenses, ilusionados por una reforma estructural del modelo económico estadounidense. 

Su promesa estrella ha sido siempre la creación de un sistema de salud público universal conocido como "Medicare For All", que rompiera con el jugoso y macabro negocio de las aseguradoras privadas, pero Sanders también tenía en la mira a la industria farmacéutica, la armamentística, a la de los combustibles fósiles y a Wall Street.

Además, Sanders siempre ha dicho que está del lado bueno de la historia, es decir, con los desposeídos y contra las guerras, y es precisamente esa consistencia la que logró atraer a un ejército de partidarios y voluntarios sin comparación con ninguna otra campaña.

A la sanidad universal, Sanders sumó la propuesta de educación universitaria gratuita, un aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora, una expansión de los beneficios sociales, y el retiro de tropas estadounidense en conflictos armados internacionales. 

Junto a la jóven representante Alexandria Ocasio-Cortez, impulsó también  el 'Green New Deal', que propone una transformación del sistema económico del país mediante la reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero, el impulso de la eficiencia energética y la renovación de las infraestructuras. 

Consulte: Bernie Sanders se retira de la carrera a la Presidencia de EE.UU.

Sanders fue el candidato que más dinero recaudó gracias a pequeñas donaciones de más de cinco millones de personas: su campaña no aceptó, ni necesitó, a los grandes donantes que suelen tener intereses ocultos y que también prometió barrer de la política.

Segundo intento fallido

Este ha sido su segundo intento de llegar a la Casa Blanca después de que en 2016 perdiera las primarias demócratas -partido en el que no milita- frente a Hillary Clinton, que a su vez cayó ante Trump.

Su campaña de 2016 evidenció que un proyecto "demócrata socialista" para el país, como él mismo lo llama, no estaba proscrito en la mente de muchos de sus ciudadanos. Pese a eso, se impuso a Clinton en 23 estados y durante todo el proceso de primarias obtuvo más de 13 millones de votos.

Pero sobre todo, se erigió como el líder de la izquierda estadounidense, capaz de movilizar a cientos de miles de personas en favor de causas para las grandes mayorías.

Orígenes humildes

A diferencia del resto de candidatos, Sanders no ha sacado a relucir su biografía en beneficio electoral. Nació el 8 de septiembre de 1941 en Brooklyn, Nueva York, en una familia de inmigrantes judíos polacos que quedó devastada por el Holocausto.

Muy pronto se comprometió con diversas causas. Siendo estudiante en la Universidad de Chicago, luchó a favor de los derechos civiles y protestó contra la guerra de Vietnam. 

Después de graduarse y tras vivir en un Kibutz en Israel, Sanders se instaló a finales de los 60 en el bucólico Vermont, donde trabajó como carpintero y realizador. 

Su carrera política empezó realmente en 1981 con su elección como alcalde de Burlington, la primera ciudad de Vermont, con 42.000 habitantes. Allí fue reelegido tres veces. 

En 1990 entró a la Cámara de Representantes en Washington como independiente. Allí estuvo hasta 2006 cuando se postuló al Senado, donde ha ejercido desde entonces.

En las elecciones de noviembre de 2018, volvió a lograr su escaño en Vermont con el 67 % de los votos a favor. 

Le puede interesar: Latinos, la cuota más grande de muertos por coronavirus en Nueva York

Trabajará con Joe Biden

Sanders dijo que seguirá peleando por sus propuestas progresistas, que muchos legisladores demócratas han abrazado.

"Si bien el camino puede ser más lento ahora, cambiaremos esta nación", aseguró, tras llamar a sus partidarios a seguir trabajando para conseguir "la mayor cantidad posible de delegados en la convención demócrata," donde podrán "ejercer una influencia significativa en la plataforma del partido".

Por su parte, el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, señaló que "ahora es el momento de unirnos alrededor de nuestro presunto nominado. Es momento de lograr la misión y llevar a Joe Biden hasta la Casa Blanca", dijo , al subrayar que el partido necesita que "Sanders y su equipo continúen siendo líderes en nuestra lucha".

Biden, entre tanto, felicitó a Sanders "por ser una voz poderosa" en pos de un Estados Unidos "más justo", y llamó a sus seguidores a sumarse a su campaña.

"Sé que necesito ganar sus votos. Y sé que eso puede llevar tiempo. Pero quiero que sepan que los veo, los escucho y entiendo la urgencia de este momento", tuiteó. "Espero que se unan a nosotros. Son más que bienvenidos: los necesitamos", dijo