Alexéi Navalni, líder opositor ruso
Alexéi Navalni, líder opositor ruso.
AFP
21 Ago 2020 01:56 PM

Autorizan traslado del opositor ruso Alexéi Navalni a Alemania

Los médicos no hallaron rastros de veneno en el cuerpo de Navalni.
Agencia
AFP

El hospital de urgencias de Omsk, en Siberia, señaló este viernes que el opositor ruso Alexéi Navalni se encuentra "estable" y puede ser transportado a Alemania, luego de que ingresara por un presunto envenenamiento. 

"Hemos tomado la decisión de no oponernos a su traslado a otro hospital, el que nos señalen sus allegados", señaló a los periodistas el jefe del hospital de Omsk, Anatoli Kalinishenko.

Lea aquí: No hay rastro de veneno en sangre de opositor ruso Alexéi Navalni, dicen médicos

Horas antes, la esposa Navalni había pedido directamente al presidente Vladimir Putin que permitiera su traslado a Alemania, después de que los médicos rusos dijeran que no habían hallado "ningún veneno" en su organismo.

"Estimo que Alexéi Navalni necesita una asistencia médica cualificada en Alemania", escribió su esposa, Yulia Navalnaya, en una carta enviada al presidente ruso y publicada en Twitter.

Navalnaya consideró "reunidas todas las condiciones para un transporte inmediato de Alexéi bajo la supervisión de médicos de alto nivel", tras la llegada el viernes de un avión medicalizado fletado por la ONG alemana "Cinema for Peace" a Omsk. 

Lea aquí: EE.UU. pedirá pena de muerte para autor de atentado de maratón de Boston

La familia y los aliados de Navalni denunciaron el rechazo inicial de los médicos rusos a trasladarlo y algo que consideraron una "amenaza para la vida" del opositor.

El entorno del líder opositor, que afirma que fue "envenenado intencionalmente",  igualmente apeló al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para lograr que las autoridades rusas autoricen su traslado a Alemania, según la Corte.

Alexéi Navalni, abogado de 44 años y uno de los críticos más duros contra el Kremlin, regresaba en avión de Tomsk a Moscú el jueves cuando empezó a sentirse mal. Tuvieron que hacer un aterrizaje de emergencia en Omsk.

Lea además: Venezuela cierra frontera con Colombia en puente Internacional Simón Bolívar

El opositor fue ingresado en el hospital, en la unidad de cuidados intensivos, donde está en coma y conectado a un respirador artificial.

Los médicos rusos aseguraron que no habían detectado "ningún veneno" en la sangre de Navalni. "No creemos que haya sido víctima de un envenenamiento", declaró a la prensa Anatoli Kalinishenko, vicedirector del hospital de urgencias de Omsk.

Estos médicos, entre los que figuran especialistas llegados desde Moscú, estimaron inicialmente "prematuro" un posible traslado de Navalni debido a su estado "inestable". Hasta ahora, la hipótesis que privilegian es "un desequilibrio glucémico, es decir un problema metabólico".

Médicos alemanes que llegaron en el vuelo de la ONG alemana fueron autorizados a examinar a Navalni el viernes, y aseguraron que podían trasladar a Berlín al opositor. El gobierno alemán señaló que estaba en contacto con las autoridades rusas sobre esta "urgencia humanitaria". 

Lea también: No tiene ni pies ni cabeza, es una fantasía que han inventado: Germán Efromovich

El brazo derecho del activista, Leonid Volkov, denunció que el rechazo del traslado era "una decisión política y no médica".

El Kremlin por su parte aseguró que se trataba de una decisión "puramente médica" y que los médicos rusos hacen "todo lo posible para establecer los motivos por los que se encontró mal y curarlo".

La portavoz del opositor, Kira Yarmysh, estima que sería "mortalmente peligroso" dejarle en el hospital "no equipado" de Omsk. "Negarse a trasladarlo es necesario para ganar tiempo y esperar a que el veneno ya no sea detectable en su organismo", corroboró. 

"Alexéi debe ser transportado de urgencia a otro hospital que disponga de equipos y especialistas necesarios para su tratamiento", exhortó. "No podemos confiar en este hospital y exigimos que Navalni nos sea devuelto para que podamos hacer que se recupere en un hospital independiente", dijo su esposa, Yulia Navalnaya.

Esta cree que los médicos rusos "esconden algo" y afirma que le han impedido ver a su marido o hablar con los médicos alemanes.