Jennifer López
Foto: AFP
15 Nov 2020 05:17 PM

Jennifer Lopez gana millonaria demanda que le interpusieron por una película

Samantha Barbash buscaba una reparación, en un caso de supuesta difamación, cercana a los 40 millones de dólares.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

Jennifer Lopez se salvó de pagar 40 millones de dólares a la ‘stripper’ Samantha Barbash, cuya historia inspiró la película ‘Estafadoras de Wall Street’ (2019), la cual fue protagonizada y producida por la ‘diva del Bronx’.

Una jueza del Distrito Sur de Nueva York desestimó los argumentos de la acción judicial presentada por Barbash quien señalaba que la cinta la había difamado tras cambiar varios episodios y escenas de las excéntricas fiestas que montaba para millonarios y famosos en los Estados Unidos.

Lea además: Sebastián Villalobos confirmó que tiene coronavirus

En la demanda se señalaba que en una de las escenas del filme aparece el personaje interpretado por Jennifer Lopez consumiendo drogas en la casa donde vivía junto a su hijo, situación que según la ‘stripper’ nunca ocurrió.

Barbash indicó que tras dar su consentimiento para que su historia fuera contada en la gran pantalla, los productores de la cinta la presionaron para que firmara un “consentimiento y una renuncia para la producción de la película y su interpretación final”.

Debido a la falta de pruebas, la jueza desechó el caso y rechazó todas y cada una de las pretensiones de la demandante.

Lea también: Lanzan al mercado una muñeca que puede crecer hasta 10 cm

La historia de Samantha Barbash se hizo conocida luego que se revelara que en las millonarias fiestas que organizaba junto a otras mujeres robaba a sus acaudalados clientes. El ‘modus operandi’ –según las autoridades- era drogarlos para obtener información sobre sus cuentas de crédito.

La mujer reveló en un libro que en las fiestas que organizaba todo se llevaba al límite, desde el consumo de bebidas alcohólicas y droga hasta el sexo. Cada encuentro podría superar los 100 mil dólares.

Le puede interesar:

Tras drogar a sus clientes lograban incluso que las llevaran a comprar joyas, zapatos y ropa de marca en exclusivos almacenes.