Lori Loughlin y su esposo Mossimo Giannulli
Lori Loughlin y su esposo Mossimo Giannulli.
AFP
17 Ene 2020 01:34 PM

Correos que inculparían a Lori Loughlin y su esposo en caso de soborno en universidades

Demostrarían que pagaron la millonaria suma teniendo conocimiento que no sería una donación sino fraude.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

Continúan conociéndose detalles en el caso Varsity Blues, uno de los mayores escándalos de corrupción en el sector educativo que han sacudido a los Estados Unidos y terminó salpicando a famosos y empresarios como las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin.

Las personalidades habrían pagado millonarios sobornos para que sus hijos pudieran ingresar a universidades prestigiosas como Stanford, Georgetown, Yale, Universidad de Texas, o California del Sur, sin presentar los respectivos exámenes o falsificando documentos para que ingresaran como atletas a los equipos de las instituciones.

Esta semana, los fiscales que llevan el caso contra la actriz estadounidense Lori Loughlin y su esposo, el diseñador Mossimo Giannulli, acusados de pagar 500.000 dólares para que sus dos hijas, Isabella Rose y Olivia Jade, pudieran ingresar a la Universidad del Sur de California (USC), revelaron correos que inculparían a la pareja.

Vea también: Felicity Huffman pagó condena en prisión por escándalo de sobornos en universidades

La defensa de la pareja ha argumentado en repetidas ocasiones que ellos hicieron el millonario pago a la compañía de William Rick Singer porque creían que ese dinero sería una donación a la USC, pero que no tenían conocimiento que ese dinero era para un fraude.

Con el fin de refutar este argumento, los fiscales dieron a conocer una serie de correos electrónicos de Mossimo Giannulli con un funcionario de la USC en el que este le hace un ofrecimiento para que su hija Isabella Rose entre a la institución, solo si Giannulli donaba una biblioteca.

Sin embargo, el esposo de la actriz no aceptó y le reenvió el correo a Lori Loughlin, en el que se burlaba de dicha situación.

"Muchas gracias, creo que nos hemos distanciado", dice el email de Giuannulli al funcionario de la USC, que data de septiembre de 2016. "Lo mejor que he sido al volar a alguien", dice el texto que reenvió a su esposa.

Con este correo, los fiscales pretenden demostrar que la pareja sí quiso hacer fraude porque pudo haber aceptado dicho ofrecimiento "legítimo" pero lo hicieron con William Singer.

Además dieron a conocer otros correos que permitirían establecer que rechazaron el ofrecimiento porque ya habían adelantado el proceso con William Singer, quien en un mensaje le pidió una foto de su hija con una máquina de remo y con ropa de entrenamiento como si practicara dicho deporte.

También medios estadounidenses indicaron que la USC tuvo conocimiento de las irregularidades en el caso de las hijas de la actriz un año antes de que se destapara el escándalo pues desde la escuela secundaria Marymount de Los Ángeles, en la que estudiaron las dos jóvenes, enviaron un correo a la institución cuestionando que no creían que las dos jóvenes tuvieran aptitudes para el equipo de remo.

Pero, este caso lo allegaron a Donna Heinel, del departamento de atletismo de la USC, a quien se le pidió que investigara, pero luego se establecería que este funcionario estaría involucrado en el caso de fraude y por eso no trascendió dicha investigación. Fue capturado y se declaró inocente.

Heinel fue arrestado y acusado de organizar docenas de acuerdos para introducir a estudiantes no calificados en la USC, incluidas las hijas de Loughlin.

El jefe del esquema, William Rick Singer, que habría recibido unos 25 millones de dólares en coimas, se declaró culpable

Según la fiscalía de Massachusetts, Singer llegó a cobrar hasta 6,5 millones de dólares para garantizar una admisión.

Fuente
Sistema Integrado Digital