Heladas
suministrada
13 Ene 2020 11:37 AM

Calamidad pública en páramo de Santander por heladas que ya generan pérdidas en cultivos

en la Gobernación de Santander habrá una nueva reunión para definir ayudas económicas para los cultivadores de cebolla.
Nelson David
Cipagauta Velandia
@NelsonCipagauta

Las bajas temperaturas que han llegado a los siete grados bajo cero y que han destruido cultivos de cebolla, generando pérdidas para los campesinos, llevó a la declaratoria de calamidad pública en el municipio de Tona, Santander.

La condición climática se mantiene desde final y comienzo de año, pero se ha agudizado en los últimos días, afectando además a los animales quienes están padeciendo el frío y la ausencia de pastos para alimentarse.

Lea también: Atentado a oleoducto Transandino sería responsabilidad del ELN

El alcalde de Tona, Elkin Pérez, señaló que es muy grave lo que se está presentando en esa zona de páramo al punto que la producción de cebolla está prácticamente destruído.

Explicó que en el día las temperaturas llegan hasta 14 grados y en la noche y la madrugada la temperatura ha estado en 7 grados bajo cero.

Ese fenómeno ha generado que los cultivos se cristalicen, perdiendo sus nutrientes y al siguiente día ya nada se puede hacer porque la mata se parte, agregó.

“Son más de mil familias las afectadas, mientras que unas 8 mil hectáreas de cultivos están afectadas por estas bajas temperaturas que literalmente queman todo, incluso los pastos”, afirmó.

Mientras tanto, Marcos Capacho, habitante del páramo de Berlín sostuvo que esta situación ha llevado a una disminución en la producción, toda vez que de 400 toneladas de cebolla que se comercializaban ahora solo alcanzan a producirse unas 100 toneladas.

Puede consultar: Norte de Santander, en alerta roja por incendios forestales

Por ello, dijo, las pérdidas estimadas diariamente son de $50 millones hecho que los tiene en graves dificultades económicas.

Incluso los animales están sufriendo por esta situación toda vez que los pastos se están quemando y no tienen alimento. Asimismo se presenta una situación similar con el agua la cual no se puede consumir porque todo se congela.

Para mañana dijo el alcalde Pérez se programó una reunión con la Oficina de Gestión del Riesgo en Santander para entregar más detalles del censo y las afectaciones en los cultivos.