Atlético Nacional
Atlético Nacional deberá resolver otra demanda ante el TAS.
Colprensa
14 Nov 2019 08:57 AM

Le llueven críticas a este jugador de Nacional tras el juego contra Tolima

Pese a dominar el el primer tiempo, a los dirigidos por Juan Carlos Osorio los afecta el bajo ritmo de algunos jugadores.
Federico G.
Arboleda L.
@arboledafede

Aunque para el irregular rendimiento de Atlético Nacional en los últimos partidos se atribuyen varios factores como la rotación, la falta de definición y la difícil aplicación del sistema táctico que quiere transmitir Juan Carlos Osorio, lo cierto es que el equipo está sufriendo, en gran parte, por el bajo nivel de algunos de sus futbolistas clave.

Lea también: Así están los cuadrangulares de la Liga Águila tras las victorias de Tolima y Cali

Y uno de los principales señalados en ese sentido es el volante barranquillero, Jarlan Barrera, futbolista destacadísimo en varios partidos, pero que en la parte definitiva del certamen ha brillado por su ausencia, situación que es aún más evidente en los partidos a los que ingresa para aportar soluciones como fue el caso del encuentro contra Deportes Tolima, en el que lució impreciso y falto de ideas.  

Jarlan llegó a Nacional en un altísimo nivel, fue eje del equipo de Osorio y mostró toda su habilidad para manejar los tiempos de un equipo en el que encontró socios importantes como Ceppelini, Barcos y el propio Daniel Muñoz, sin embargo, con el correr de los partidos el rendimiento del barranquillero empezó a bajar y Juan Carlos Osorio decidió dejarlo en el banco por algunos juegos, recuperándolo físicamente y dándole un poco de aire para su regreso.  

Le puede interesar: Un molesto Reinaldo Rueda abre la puerta a dejar la Selección de Chile

Y aunque esta podía ser una buena estrategia, con Jarlan no ha dado resultados. El volante sigue siendo víctima de la rotación, no funciona como delantero y necesita, en muchos casos, rodearse de futbolistas que puedan asociarse a él para darle más libertad a la hora de decidir, opciones de pase y que brinden alternativas cuando no está preciso.  

En ese sentido, Jarlan es víctima del esquema de Osorio, pero también sufre por su evidente bajón futbolístico. Es un futbolista de grandes condiciones, pero lo que está haciendo en la cancha no le alcanza y es uno de los más señalados luego de otra derrota, una caída que puede generar cambios radicales en la forma de juego y que podría enviarlo nuevamente al banco de suplentes.