Gabriel Ochoa Uribe
Gabriel Ochoa Uribe.
Colprensa
8 Ago 2020 09:25 PM

La vida de Gabriel Ochoa Uribe en diez frases inolvidables

El ‘Médico’ fue un hombre que no pasó desapercibido con lo que decía.
Tomás Guzmán Torres
Tomás
Guzmán Torres
@tguzmant

Gabriel Ochoa Uribe falleció a los 90 años. No obstante, dejó frases para el recuerdo a lo largo de su carrera como entrenador.

Gabriel Ocho Uribe: diez frases que marcaron su carrera como técnico

"Willington Ortiz es mi negro. El mejor jugador de la historia del fútbol colombiano".

Vea también: ¿Quién era Gabriel Ochoa Uribe y por qué cambió la historia del FPC?

"Julio (hablando de Falcioni) era sensacional, el mejor arquero que tuve, el único que me dejaba dormir tranquilo".

El ‘Pibe’ Valderrama no se salvó: "Felicitaciones por la manera como está jugando, por hacer parte de la Selección Colombia; pero aquí se tiene que motilar".

"El futbolista, si juega el domingo, solo debe tener relaciones sexuales los martes y los jueves".

"Yo no tomo licor, no como sino una sola comida voluminosa al día. En la mañana me tomo un chocolate, en la noche me como tres o cuatro frutas. Al mediodía sí como mi proteina y mis verduras".

Le puede interesar: Gabriel Ochoa Uribe, el técnico más ganador de la historia del fútbol colombiano

"Al América me lleva don Pepino Sangiovanni, el gran cerebro del equipo. Es un hombre italiano, oficial del ejército, un hombre muy inteligente y muy capaz".

"Soy terco, no me dejo recostar de nadie. Yo siempre digo: si me equivoqué me equivoqué yo. Solo tuve un confidente: mi almohada".

Sobre la Copa Libertadores: "Me dolió en el alma no haber ganado la Copa Libertadores: tuve tres posibilidades. Perdí contra Argentinos Juniors, cuando Anthony botó el penalti. River me ganó bien. El que no tenía que haber perdido nunca fue el de Peñarol, porque le gané aquí, fui allá y empataba sobre la hora y me hizo un gol un muchachito Vilar. Me fui a un tercer partido a Santiago, con el equipo acabado anímicamente y físicamente sin dormir".

"Ricardo Gareca era un goleador brillante, excelente cabeceador y valiente en la cancha".

"El 22 de diciembre de 1991 cerré mi último año con América, ahí terminé, fuimos subcampeones. Dejé al equipo en la Copa Libertadores del 92".