Polémica por red de doping en el ciclismo
Polémica por red de doping en el ciclismo.
Referencia ingimage
4 Mar 2019 06:37 AM

Otro ciclista austriaco admite haberse dopado, el escándalo se extiende

Georg Preidler asegura que siente que ha cometido un fraude pero niega que sea un "criminal".
Cristian
Cristian
Serrano

Un segundo ciclista austriaco admitió haberse dopado, según publicó la prensa internacional, lo que amplía el escándalo que nació con el arresto de seis deportistas la semana pasada en el marco de una investigación sobre una red internacional de dopaje.

El diario The Kronen anunció que el segundo ciclista que admite haberse dopado es Georg Preidler, que acudió a la policía de Graz al "no poder vivir más tiempo con ese secreto".

Lea también: David Ospina y un amargo regreso al arco del Napoli

"Estos cinco últimos días han sido una pesadilla, no sabía si iba a ser descubierto, no sabía si el médico había confesado todo", señaló al diario, añadiendo que comenzó a doparse "recientemente" y que sus victorias, especialmente en el Giro de Italia, eran "limpias".

"Cometí el error más grande de mi vida", subrayó.

Preidler, quién también compitió en la última Vuelta a España con el equipo Groupama-FDJ, se dirigió personalmente a la Fiscalía austríaca para explicar cómo fue su relación con la red de dopaje sanguíneo dirigida por un doctor alemán.

El ciclista ha reconocido que se dejó extraer sangre, aunque no volvió a inyectársela antes de competir, para mejorar así la capacidad física.

Consulte también: Beckham descubre su estatua en el campo del Galaxy

Por ello, el ciclista asegura que siente que ha cometido un fraude pero niega que sea un "criminal".

Las policías austríaca y alemana llevaron a cabo una serie de detenciones el pasado miércoles tras el desmantelamiento de una red de dopaje establecida en Erfurt (Alemania) y encabezada por un médico germano de 40 años, Mark S.

Las detenciones se produjeron sobre todo en la estación austríaca de Seefeld, donde se celebraba el Mundial de esquí nórdico.

Fueron detenidos cinco esquiadores: dos austríacos, Dominik Baldauf y Max Hauke, los estonios Karel Tammjaerv y Andreas Veerpalu y el kazajo Alexei Poltoranin.

El domingo un ciclista profesional fue arrestado, según la prensa Stefan Denifl, que habría confirmado haberse dopado. Sin equipo desde finales de diciembre, ganó la Vuelta a Austria y una etapa de la Vuelta a España en 2017.