En medio del dolor los Samaieguenses defienden el buen nombre de sus muertos.
Cortesía Aymar Ipiales
20 Ago 2020 01:31 PM

Familias de jóvenes masacrados en Samaniego arremeten contra militares por asociarlos con ilegales

Padres y allegados de los ocho jóvenes masacrados piden que no se les estigmatice ni vincule con grupos armados o bandas de narcotráfico.
Alejandro
Rosero Montenegro
@Alejoroserom

Pasado el dolor por la despedida de los ocho jóvenes samanieguenses asesinados en la masacre de Santa Catalina (Nariño), el pasado fin de semana, un nuevo drama sufren las familias de las víctimas.

Advierten que algunos pronunciamientos de parte de las autoridades terminan señalando y estigmatizando a los jóvenes masacrados, al vincularlos directa o indirectamente con los grupos violentos que, supuestamente, realizaron el asesinato múltiple.

Lea aquí: Fue secuestrado el exalcalde de Convención, Norte de Santander

Jesús Quintero, padre de uno de los jóvenes víctimas, expresó que su hijo fue un excelente deportista reconocido entre sus contemporáneos como el mejor futbolista. Que estuvo ad portas del fútbol profesional  y contaba con el apoyo de sus padres, por lo cual no necesitaba vincularse con una actividad delincuencial. 

“Quiero decirle a toda la población de Nariño, Colombia y el mundo que mi hijo, un joven de bien, humilde, un excelente deportista, estuvo a puertas de ingresar al fútbol profesional. Mi familia toda Samaniego la conoce, afortunadamente por mi trabajo tengo los recursos necesarios para poder educar a mi hijo y demás hijas", dijo el profesor Jesús Quintero.

Añadió que "no necesitamos habernos vinculado a un cartel o grupos de mafia como lo dio a entender alguna autoridad militar que estuvo por acá, que esto era un ajuste de cuentas. Quiero dar claridad que mi hijo no perteneció a ningún grupo armado ni grupo de mafia”.

En medio de los sepelios que se realizaron, en su mayoría en la iglesia del pueblo, las voces de rechazo a la estigmatización y los señalamientos fueron unánimes; los jóvenes eran estudiantes universitarios y graduados recientemente que se reunieron para reencontrarse en un asado, para hablar, para compartir un momento en medio de la cuarentena.   

Campo Elian Benavides también falleció en la casa de Santa Catalina, también practicaba el deporte. Llego desde otra vereda donde sostuvo un encuentro futbolístico para acompañar a sus amigos, pero se encontró ente las victimas de los encapuchados; su familia también pidió respeto por su nombre y que no se le asocie con ilegales. 

Lea además: Revelan fechas de los picos de coronavirus en Bogotá, Cali, Medellín y otras ciudades

“Cierto que en Samaniego hay problemas de orden público, hay problema de guerrilla, hay problema de narcotráfico, pero no podemos generalizar todo y no podemos relacionar las muertes con el narcotráfico o los grupos guerrilleros", dijo Ximena Vásquez refiriéndose a su primo fallecido. 

Advirtió que "como familiar de Elian Benavides debo decir que el fue un muchacho de 19 años, excelente deportista de un gran rendimiento. Él no tenía ningún nexo con ningún grupo armado ni tampoco se dedicaba al narcotráfico, era un joven que dependía de sus padres”.

En el mismo sentido se expresan los familiares de las otras víctimas y la joven que fueron asesinados el sábado anterior, contradiciendo las primeras hipótesis entregadas por los generales de la Policía y el Ejército que llegaron por orden directa del presidente Iván Duque para poderse al frente de las investigaciones.

Los militares asociaron el ataque armado a ajustes de cuentas entre bandas narcotraficantes e, incluso, alcanzaron a darle crédito a supuestas amenazas de grupos armados a quienes incumplieran la cuarentena.