Didier-Drogba-yel-príncipe-Alberto-II-Foto-cancillería.jpg
Didier Drogba yel príncipe Alberto II -- Foto cancillería
18 Mar 2018 03:20 PM

Príncipe de Mónaco y Drogba dicen que el deporte es un camino para La Paz

Didier Drogba señaló que el deporte no solo puede ayudar a solucionar los conflictos sino que es un espejo de los valores que tiene una sociedad.

El principe de Mónaco Alberto II, pidió a la sociedad colombiana y al Gobierno Nacional aumentar las iniciativas deportivas como herramienta para consolidar la paz en el postconflicto, con la extinta guerrilla de las FARC.

De acuerdo al monarca, el deporte une y permite mayores espacios de convivencia y encuentro.

"El deporte es importante para poder unir a las personas y ofrecer esperanza para un mejor mundo. Estamos aquí porque compartimos la misma pasión, estamos unidos por una misma convicción que el deporte puede unir a las personas y esos son los valores que promueve mi país", declaró Alberto II.

A su turno, el futbolista Didier Drogba señaló que el deporte no solo puede ayudar a solucionar los conflictos sino que es un espejo de los valores que tiene una sociedad.

"Creo que por medio del deporte no solamente se puede llevar al país hacia la paz, sino que también por el deporte se puede desarrollar el país y por medio del deporte, la educación y la cultura se puede hacer mucho. Así que creo que los valores que se ven en el deporte se ven en la sociedad", añadió Drogba.

Durante el encuentro, el príncipe de Mónaco acompañó a 120 niños de tierra Alta Córdoba, Apartadó, Antioquía, Riohacha, Guajira y Cartagena, Bolívar a participar de un torneo de rugby.

En su Intervención dijo sentirse muy contento de estar en Cartagena y apreciar el rendimiento deportivo de los niños procedentes de zonas de postconflicto.

Didier Drogba y el monarca Alberto II, hicieron hicieron entrega del trofeo del campeonato de Rugby a los deportistas de la Guajira quienes ganaron la final frente al equipo de Córdoba.

Una de las escenas más emotivas de ese encuentro fue que Didier Drogba compartiera con los niños de las zonas más apartadas del país. A pesar que no hablaba español, bromeó, se tomó fotografías y hasta envió saludos a los familiares de los menores.