Estudiantes-Colprensa-Juan-Manuel-Cantillo.jpg
(Colprensa-Juan Manuel Cantillo)
9 Ago 2017 04:36 AM

Paredes de un colegio de Cartagena están por colapsar

Más de 500 estudiantes de un colegio de Cartagena tienen miedo de recibir clases porque las paredes se están cayendo.
La
Fm

Las largas grietas en las paredes de los salones de clases del colegio Manuela Beltrán tiene inquietos a los profesores de esa institución educativa. Ellos consideran que no está garantizada la seguridad física de los 589 estudiantes que toman clases ahí.

Luis Alberto Miranda, coordinador académico, confesó que le preocupa la infraestructura, porque los alumnos también tienen miedo.

“Estamos atendiendo 589 estudiantes desde preescolar hasta quinto de primaria y están riesgo porque no hay garantías por la falta de mantenimiento de la planta física. Hay una pared que se está cayendo, varias vigas desprendidas, baterías de baños deterioradas y la seguridad e integridad física de los alumnos está en total desastre, indicó Miranda.

Berta Lucia Lozano, docente del colegio, teme que en cualquier momento pueda ocurrir una tragedia. “La pared que comunica entre la escuela y la carretera del barrio Chile está a punto de caer, la batería de los baños de los primaria están destrozadas, la cuestión es delicada y preocupante”.

Por su parte Guillermo Peña, ingeniero de Infraestructura Educativa del Distrito, manifestó que el principal problema que tiene la mencionada institución es que los predios en los que está ubicado el colegio, no son propiedad de la Administración Distrital. Aunque reconoció que se requiere invertir unos 135 millones de pesos.

“La titularidad de ese predio es de un sindicatos de chóferes, tanto es así que hoy día vive una pareja de avanzada edad que viven en el predio desde hace varios años por la autorización de dicho sindicato. Hay unos muros de las aulas con grietas, las tenemos presupuestadas y diagnosticada, tenemos un estimado de 135 millones de pesos para invertir”, explicó el ingeniero.

Por último, el ingeniero Peña sostuvo que para evitar cualquier situación “riesgosa” que ponga en peligro la comunidad educativa, se están haciendo los trámites para reunirse con las directivas de la Universidad Antonio Nariño, cuyo campus está en cercanías a la Institución, en procura de que se pueda hacer un arrendamiento del predio para que los estudiantes no dejen de asistir a sus clases.