Minería
Minería no convencional
Colprensa
20 Nov 2020 11:09 AM

Minería ancestral, un sustento para las familias en Santander

A varios metros de profundidad, cientos de familias día a día encontraron una forma de vivir gracias a la minería artesanal.
Redacción
comercial

Para nadie es un secreto, pues mucho se ha hablado sobre este tema, que aunque para varias personas ello sigue siendo un tabú, para otras es una forma de subsistir. Como es el caso de la provincia de Soto, California, un municipio de Santander que actualmente es conocido por la realización de este tipo de actividades.
Teodoro Rojas, minero de la región, recuerda cómo desde la época de sus abuelos, esta labor ha sido la fuente de ingreso y pasión para su hogar: “Llevo aproximadamente más de 35 años en la minería y lo que más rescato es el amor que tengo por el trabajo. Con este oficio llevo el sustento para mi hogar. Es un trabajo duro, pero me apasiona hacerlo. Es mi ilusión”, mencionó.

Desde pequeños, a los habitantes de esta zona se le enseñan las labores para continuar con la tradición familiar. “Mis abuelos tuvieron minas en California, Santander. Mi papá me incentivó eso desde los 7 años. Me llevaba al río después del colegio a orear y ahí fui empezando a cogerle gusto. Yo estudié hasta sexto de bachillerato y me fui a trabajar a una mina. Desde ahí siempre he trabajado en minería y me gusta”, contó Rojas.

Se les conoce como mineros ancestrales a quienes, a través del tiempo, sus familiares les han dado las pautas para desarrollar habilidades en esta ocupación.

Ahora bien, distinguido con el nombre de pequeña escala o minería artesanal, es una labor que provee sustento para millones de familias en el municipio y que, además, contribuye al desarrollo económico de las comunidades rurales y regionales; la cual cuenta con regulaciones limitadas en el sector, debido a su producción, ingresos y operaciones.

Una de las grandes problemáticas es la reputación que tienen los californianos, pues a muchos los tratan de criminales con el medio ambiente por su desempeño en estas actividades.

Queremos que el Gobierno nos apoye y nos formalice, tenemos esa esperanza. Para nosotros no es un orgullo que nos digan que nos dedicamos a labores ilegales, nosotros solo queremos trabajar. Desde que recuerdo, hemos pasado solicitudes hace aproximadamente 20 años y seguimos insistiendo para que nos reconozcan”, subrayó.