Protestas en Colombia
Protestas en Colombia
Colprensa
14 Mayo 2021 08:52 PM

Manifestante falleció en medio de los enfrentamientos con el Esmad en Popayán

Un estudiante sufrió una herida a la altura del cuello con una granada de aturdimiento.
Carlos
Quilindo
@CarlosQuilindo1

Joan Sebastián Quintero Múnera, un estudiante de la Universidad Colegio Mayor del Cauca, murió en medio de los choques entre manifestantes y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), registrados en la tarde del viernes en el sur de la ciudad de Popayán. 

El joven de 27 años de edad fue impactado por una granada aturdidora a la altura del cuello, la cual le provocó una herida abierta que le afectó una arteria.

Personal de la brigada de salud que se encontraba acompañando las manifestaciones le prestaron los primeros auxilios y luego fue llevado hasta el Hospital Susana López de Valencia.

El universitario alcanzó a ser ingresado al área de cirugía pero minutos después falleció, convirtiéndose en el primer caso de muerte reportado durante los 16 días de protestas que ha vivido el departamento del Cauca. 

Lea también: En video quedó registrado el ataque a URI de la Fiscalía en Popayán

De igual forma, las organizaciones de derechos humanos reportaron que por lo menos unos 18 civiles resultaron heridos y también cuatro uniformados. 

Los choques más fuertes se registraron en cercanías de las instalaciones de la URI de la Fiscalía al sur de la capital caucana, en donde varias de las personas que llegaron marchando, empezaron a lanzar piedras y papas incendiarias,  lo que produjo la reacción de las autoridades. 

Una vez empezaron los enfrentamientos, se prolongaron por varias horas y al final el Esmad se retiró del sitio aparentemente al quedarse sin municiones, por lo que decenas de vándalos aprovecharon para ingresar al lugar, destruir los equipos que encontraron y posteriormente le prendieron fuego a las oficinas. 

Le puede interesar: Lista la fecha para el inicio de las negociaciones entre Gobierno y Comité de paro

Los manifestantes también llegaron hasta el parqueadero de la casona y procedieron a sacar las motocicletas que habían en el sitio para incinerarlas.

Lo mismo hicieron con varios carros, lo que puso en riesgo a viviendas que están cercanas a la URI.  La intervención de defensores de derechos humanos permitió que al lugar pudieran llegar unidades del cuerpo de bomberos, quienes controlaron tres focos de incendio evitando que el fuego se propagara a las casas del sector.

Fuente
Sistema Integrado de Información