5 Mayo 2016 08:36 AM

Lío de tierras en Sibaté: muchos dueños, un solo predio

El predio donde funcionó el Hospital Psiquiátrico de Sibaté es centro de disputa entre invasores, un particular y la Beneficencia de Cundinamarca.
En Colombia, el problema de las tierras va más allá de la restitución. En el país es común encontrar predios que pertenecen a un particular o al Estado, los cuales están siendo ocupados por supuestos poseedores que los dividen en lotes y los venden, aunque aún no tengan el título de propiedad del terreno.
 
LA F.m. detectó uno de estos casos, específicamente en una vereda de Sibaté, municipio ubicado a 40 minutos de Bogotá. Se trata del predio conocido como El Perico, Tablón o Mi Gran Colombia.  171 hectáreas de este predio, avaladas en $6.726 millonesestán en disputa entre el Estado y un particular para que defina de quién es esta tierra. Mientras el proceso avanza en lo legal, terceros han ido vendiendo y construyendo viviendas que ya suman 38 edificaciones.  
 
La Unidad Investigativa de LA F.m.  visitó en varias ocasiones el lugar de la invasión;  lo primero que hay que señalar es que tiene un encerramiento hecho con alambre de púas,  como si fuese un conjunto cerrado.  A la entrada del lugar hay una persona que hace las veces de celador y permite el ingreso sólo a residentes y personas autorizadas.
 
 
Luego de varios intentos fallidos, y con la excusa de comprar uno de los lotes, se logró entrar al lugar que cuenta con carretera privada.  Algunos vecinos del sector aseguran que la han ido construyendo durante las noches, para no llamar la atención de las autoridades del municipio. 
 
El  precio de un lote de 6 por 12 metros está alrededor de los ocho a diez millones de pesos y ofrecen servicios públicos provisionales. El vendedor aclara que la tierra está bajo posesión y que por esta razón no entregan escrituras. Al comprador le aseguran que en un plazo no menor a 4 años ya tendrá el titulo de la propiedad comprada. La única garantía que queda de la transacción económica es el registro en un libro, al que solo tiene acceso quien hace firmar la promesa de compraventa.  
 
 
Los hombres que se encargan de la comercialización fraudulenta en Sibaté, también ofrecen los lotes en la misma situación de posesión de tierras, en otros municipios de Cundinamarca, como Fusagasugá. 
 
 
-Esta tierra es mía- 
 
La Beneficencia de Cundinamarca asegura que el predio de 171 hectáreas, con la cédula catastral número 00 - 0010 - 0290 – 000, es de su propiedad desde 1921, cuando lo compraron al matrimonio Samper Samper. Otra prueba que argumenta la Beneficencia es el pago de los impuestos prediales. En su momento la justificación de esta compra, fue para la construcción del Hospital Neurosiquiátrico Julio Manrique, el cual funcionó hasta el 2008.
 
Sin embargo,  hay alguien más que asegura ser el dueño de El Perico. Se trata del ciudadano alemán Burckard Lothar Hintze, quien en 2007 habría adquirido las tierras con la transacción y entrega de posesión de derechos del predio rural, mediante un contrato de permuta realizado con Jairo Cortes Boavita y Alberto Sánchez Rubiano, quienes a su vez lo habrían adquirido de manos de Hernando Martínez, poseedor que hasta la fecha continua reclamando la misma propiedad.
 
Dentro de la defensa que armó uno de los abogados de Burckard Lothar, se realizó un estudio de títulos del predio desde 1908, el cual concluye que la Beneficencia sólo sería dueña de un fragmento de la tierra, conocido como El Tablón. La escritura, que  según el alemán le da la razón,  es la 50s – 348177 de 1921 y no es legible, ya que fue hecha a mano alzada, para lo cual según Lothar fue necesario transcribirla.
 
Escuche los argumentos del señor Burckard Lothar Hintze:
 
 
Por su parte, la Beneficencia aseguró que era imposible realizar tal transcripción por la dificultad para descifrar con precisión lo registrado en el documento.
 
 
Fue una queja que interpuso el mismo Lothar en 2013 ante la Alcaldía de Sibaté, la que prendió las alarmas sobre la invasión en El Perico, ya que el supuesto dueño evidenció la construcción de viviendas  en el terreno.  Las autoridades locales comenzaron las investigaciones y determinaron que tanto los que están vendiendo los lotes, como el mismo Lothar son invasores del predio. Concluyeron que todo indicaría que la Beneficencia de Cundinamarca es la propietaria de las 171 hectáreas.
 
-Las autoridades del municipio-
 
El próximo 12 de mayo en el juzgado segundo penal municipal de Soacha se llevará a cabo la audiencia de imputación de cargos por el delito de invasión de tierras o edificaciones,  por el proceso que se adelanta contra Hernando Martínez y otros invasores.
 
-Parte y reparte-
 
La Beneficencia de Cundinamarca se mantiene en que el predio siempre ha sido de su propiedad y por lo tanto pueden tomar decisiones sobre el mismo.  En 2014 la Beneficencia desenglobó  parte del terreno (26 hectáreas), a las que le puso el nombre de Tikiya y le fue asignada la matricula inmobiliaria 051-173230.
 
La escritura 797 no aclara cuál es la finalidad del desengloble, puesto que tampoco fue inscrita en Sibaté, sino en la Notaria Única de Cota.  LA F.m. estableció que las 26 hectáreas, donde hay varios invernaderos, fueron vendidas a The Elite Flower Ltda, una empresa que ya había estado en las noticias porque figuró en el listado de Beneficiarios al Incentivo Sanitario para Flores y Follajes de Agro Ingreso Seguro, con las asignación más alta entregada a las empresas de flores ($974'543.387). El monto total de la negociación de estas 26 hectáreas, fue de mil trescientos veintiocho millones de pesos.  
 
Otro de los que ha sido llamado ante la justicia para esclarecer lo que está sucediendo con estas tierras, es el Incoder. El subgerente del Instituto, Carlos Carmona, quien concluyó el 19 de febrero de 2015, que esos terrenos han salido del patrimonio del Estado, dado a que es un bien privado en su mayor extensión a nombre de la Beneficencia de Cundinamarcahace claridad que hay una parte a nombre del ciudadano Félix Cantor, quien en 1950 compró a la misma Beneficencia un tercio de fanegada.  
 
Sin embargo, el Incoder en su resolución número 00335 sobre la clarificación del predio El Perico no hace ninguna referencia al lote Tikiya, que la Beneficencia desenglobó antes de que el Incoder concluyera sobre el caso y lo vendió a The Elite Flower Ltda.
 
Escuche aquí el informe completo:
 
 
 
El superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, manifestó que la problemática de tierras en Sibaté, es un tema preocupante debido a que varias personas estarían comprando predios ofrecidos por una banda de terreros que tiene injerencia en diferentes municipios de Cundinamarca.  Vélez confirmó que el predio de 171 hectáreas, que está en pleito, es de la Beneficencia de Cundinamarca.
 
“Me queda absolutamente claro que el lote es de propiedad de la Beneficencia de Cundinamarca (…) aquí no tiene que ver ningún alemán. Ahí no hay ningún proceso de posesión. Con las investigaciones de la Fiscalía hay que llegar a detener a sinvergüenzas como los que escuchamos en las grabaciones que ustedes tienen y que publicaron”, señaló el superintendente, quien a su vez indicó que la Beneficencia puede vender lotes de ese predio mientras se adelante el pleito jurídico.
 
Por su parte, la Beneficencia de Cundinamarca, luego de la investigación de LA F.m. radicó ante el Incoder una solicitud de aclaración debido  a que “personas inescrupulosas quieren dar interpretación diferente a la que real y legalmente corresponde”, señala el documento.
 
La entrevista con Jorge Enrique Vélez, superintendente de Notariado y Registro:
 

 

Por otra parte, el alcalde de Sibaté, Luis González, declaró que su despacho ha venido adelantando medidas para dar solución a los problemas del predio. Una de ellas fue fallada hace diez días y está en proceso de legalización y notificación a las partes; ésta plantea que, como se ha estado confirmando, los terrenos son de propiedad de la Beneficencia de Cundinamarca y además multa a los supuestos poseedores con cerca de 400 millones de pesos. También recalcó que ha sido esta entidad la que ha estado pagando el impuesto predial históricamente.
 
El mandatario de Soacha también afirmó que pese a que estas familias fueron estafadas, el municipio no puede permitir que se presenten este tipo de desarrollos urbanos ilegales y que dichas familias no cuentan ni siquiera con agua apta para el consumo humano o sistema de acueducto. "El municipio está trabajando de la mano de la Gobernación de Cundinamarca para poder resarcir a estas familias", concluyó el mandatario.
 
Luis González, alcalde de Sibaté, habló con LA F.m. tras la investigación:
 

 

Acciones legales luego de la denuncia de LA F.m.

 

La Beneficencia de Cundinamarca decidió, a través de oficios, pedirle a las autoridades correspondientes tomar las medidas pertinentes para solucionar el problema tanto de la propiedad como de la invasión del predio.

 

En primer lugar, envió una nueva solicitud al Incoder para que aclare la propiedad del terreno de Sibaté, ya que la Resolución de febrero de 2015 se ha prestado a interpretaciones ambiguas.

 

A continuación, la solicitud de aclaración de la Beneficencia a Incoder:

 

 

Ante la solicitud, el Incoder ya le dio respuesta a la Beneficencia de Cundinamarca. Aquí una parte de la aclaración:

 

 

En segundo lugar, la otra solicitud de la Beneficencia está dirigida a la Fiscalía General de la Nación con respecto a las personas que podrían estar usurpando el predio de Sibaté.

 

A continuación, la solicitud de la Beneficencia a la Fiscalía:

 

 

Fuente
Sistema Integrado Digital