Imagen de referencia.
Archivo.
30 Ene 2021 07:29 PM

Costas del Atlántico enfrentan vientos de hasta 60 kilómetros

El Ideam emitió una alerta al respecto.
Vanessa
Saldarriaga Soto
@saldarriagasoto

Banderas rojas y pocos turistas es el escenario que se observa en las playas del Atlántico tras las fuertes brisas que se están registrando, por la llegada de los vientos alisios.

Como consecuencia de las velocidades de hasta 65 kilómetros por hora, las autoridades recomiendan tomar medidas preventivas para evitar emergencias.

Así lo indicó Candelaria Hernández, subsecretaria de Prevención y Atención de Desastres de la Gobernación, quien advierte que en todas las poblaciones debe haber preparación ante posibles eventualidades.

Le puede interesar: Frontera entre Colombia y Venezuela enfrenta crisis humanitaria

“Ante la alerta emitida por el Ideam, nos permitimos recomendar revisar y asegurar sus tejados. Las estructuras que puedan colapsar ante los fuertes vientos. A los operadores de embarcaciones pequeñas, turistas y pescadores, les sugerimos que estén pendientes de la página del Ideam en donde se emiten las circulares que nos avisan y nos informan del estado del tiempo. Mantenemos en alerta a los comités municipales de gestión del riego, dirigidos por los alcaldes, para que tomen en cuenta las restricciones y las transmitan a la comunidad”, señaló la funcionaria.

Entre tanto, en las playas del Atlántico tuvieron que reforzar las estructuras de los kioskos por prevención ante posibles desprendimientos y recomendaron a los bañistas no tomar largos baños, pues el oleaje estaría llegando en horas de la tarde a superar los 4 metros de altura.

Puede ser de su interés: Superintendente de Salud, denunciado por presunta corrupción en contratos

“Se tiene a los salvavidas en el sector de playas, pendiente de la gente y haciendo una labor preventiva de no ingreso al agua. Hay bandera roja por el oleaje y estamos pidiendo buen comportamiento a los turistas que llegan”, indicó Leonel Morrón, secretario de Gobierno de Puerto Colombia. 

Esta eventualidad climática suele presentarse cada año, entre diciembre y febrero, por variaciones que se registran en las costas del mar Caribe.