Devuelven a 1.500 personas que pretendían ingresar a Playa Blanca sin reservas
Alcaldía de Cartagena
17 Ene 2021 11:25 AM

Con soborno y sin reserva, guía turístico pretendía ingresar a Playa Blanca

Es trabajador de una agencia y fue puesto a disposición de la Policía Nacional.
Leidys Rivero Martínez
Leidys
Rivero Martínez
@LeidysRiveroM

Las autoridades de Cartagena impusieron una medida correctiva a un guía turístico que, de acuerdo con la Secretaría del Interior, intentó sobornar a uno de sus funcionarios para que este dejara ingresar a un grupo de turistas que no había hecho reserva a playa Blanca en Barú.

Según informó el secretario del Interior, David Múnera, el implicado es el representante de una agencia de turismo que llevaba 30 pasajeros, pero solo 20 contaban con dicha reserva; requisito acordado en conjunto con el Distrito, nativos, líderes comerciantes y agencias turísticas para controlar el aforo al balneario que, por protocolos de bioseguridad solo puede recibir 1.400 personas, entre bañistas y operadores.

Lea aquí: Presunta presencia de grupos armados tiene en alerta a Risaralda y Chocó

Múnera calificó el hecho como reprobable y expresó que “intentó sobornar, con el fin de que se le permitiera el ingreso a personas que no tenían la reserva, como está establecido en el decreto".

Y añadió: "y por consiguiente le queremos manifestar a toda la opinión pública que vamos a seguir haciendo este control,  seguiremos imponiendo todas las medidas necesarias, con el fin de que a playa blanca solamente puedan ingresar las personas que tengan reserva.  No vamos a permitir ese tipo de chantajes y actos repudiables".

El secretario manifestó que el operador turístico sancionado incurrió en un hecho violatorio del código penal y por consiguiente fue puesto a disposición de la Policía Nacional con el fin de que se le señale las medidas correspondientes a tratar.

Le puede interesar: Segundo pico de la pandemia: el drama de pacientes esperando atención

Recalcó que las autoridades continuarán realizando controles y las medidas necesarias para impedir la superación del aforo, que también es un compromiso establecido en un acuerdo con el Consejo Comunitario de Barú, y que más allá del orden, pretende cuidar las vidas de locales y visitantes que llegan a Playa Blanca, o a cualquier balneario que se encuentre habilitado en Cartagena para el disfrute de las familias.